Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat firma hoy la financiación que el PP quiso tumbar

Hacienda espera mil millones de euros para liquidar 2009

Gaspar Zarrías, secretario de Estado de Cooperación Territorial, recibirá hoy a la consejera de Justicia y Administración Pública Paula Sánchez de León para firmar el nuevo modelo de financiación autonómica y liquidar a la Generalitat los ingresos a cuenta pendientes de 2009.

El nuevo modelo de financiación autonómica, que sustituye al denominado modelo Zaplana, pactado en 2000, fue aprobado por el Congreso el pasado jueves con el voto en contra del PP.

La Generalitat estima que recibirá unos ingresos adicionales a cuenta del ejercicio 2009 que cifra en torno a los mil millones de euros. La portavoz del Consell y varias de sus consejerías han reclamado con crudeza el ingreso de unos anticipos que el PP intentó tumbar durante la tramitación parlamentaria del nuevo modelo de financiación autonómica en las Cortes Generales.

El PP llegó a sumarse a una moción del Bloque Nacionalista Galego (BNG) en una comisión del Senado para intentar que fuera devuelto al Gobierno el acuerdo definitivo sobre el nuevo modelo de financiación.

Pero el Consell, ajeno a las estrategias de su propio partido en Madrid, ha echado en cara al Gobierno central los retrasos a la hora de distribuir los fondos de un modelo que aún no se había aprobado definitivamente.

La Consejería de Hacienda llegó a cuadrar los presupuestos de 2009 con un anexo que vinculaba el reparto de 190 millones de euros a las cinco universidades públicas valencianas a la aprobación del nuevo modelo de financiación.

Un 20% de los fondos adicionales que pueda recibir el Consell a cuenta del nuevo modelo de financiación autonómica para 2009 ya están comprometidos con las universidades. El resto deberían cubrir las facturas pendientes con los abogados del turno de oficio, los 30.000 valencianos a los que se ha reconocido en 2009 que sufren de una situación de dependencia pero a los que se han retrasado las ayudas públicas hasta 2010, o los centenares de proveedores de la Generalitat que suspiran por cobrar las facturas pendientes que acumula el Consell.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de diciembre de 2009