Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La casa de mis amigos es mi casa

Paquillo, que no está imputado porque es deportista, recibía paquetes en otras direcciones

Como es deportista, y la ley antidopaje española no persigue a los deportistas, sino a su entorno, "el cáncer del deporte", según el presidente del Consejo Superior de Deportes (CSD), Jaime Lissavetzky, Paquillo Fernández no figura en la lista de imputados de la Operación Grial hecha pública ayer por el Ministerio del Interior. Y ello pese a que, según fuentes de la investigación, en el registro de su domicilio en Guadix (Granada), la Guardia Civil hallara EPO, hormona de crecimiento y planes de preparación elaborados por Walter Virú. Y ello, pese a que, según las mismas fuentes, Paquillo utilizara las direcciones postales de su gente de confianza en Guadix, la de Montse Pastor, la viuda de su primer entrenador, Manolo Alcalde, la de otros conocidos, como destinatarios de los paquetes comprometidos que le enviaban desde Valencia Walter Virú y sus cómplices.

Paquillo es un gran ídolo en Guadix, donde su carrera deportiva es todo un ejemplo y donde la marcha es el deporte nacional que conquista a jóvenes y niños.

Mientras las autoridades policiales, que consideran al atleta español más laureado, como un mero consumidor, y no una pieza importante del esquema delictivo de Virú, creen que una colaboración de Paquillo en las investigaciones serviría para aclarar algunos puntos y para librar al marchador accitano de indeseables consecuencias, las autoridades deportivas -la federación de atletismo, el CSD, la directora general de Deportes de Madrid, Carlota Castrejana- han recordado que le ampara la presunción de inocencia y que todo el mundo es inocente mientras no se demuestre lo contrario.

De todas maneras, si los informes policiales sobre el hallazgo de sustancias dopantes en su domicilio se confirman, la federación española debería sancionar a Paquillo, de 32 años, con una sanción mínima de dos años de suspensión, ya que según el código mundial antidopaje, posesión de sustancias prohibidas equivale a consumo.

Por otra parte, el médico valenciano Luis García del Moral desmintió que se hubiera comprometido a preparar al marchador de Guadix, tal como había anunciado su representante. "No es verdad que haya un acuerdo", dijo Del Moral, quien cree que el entorno de Paquillo ha sacado su nombre como "una cortina de humo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de noviembre de 2009