Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Borja Thyssen acude ante el juez tras ser demandado por su madre

La baronesa acusa a su hijo y a la esposa de éste de "revelación de secreto"

"Estoy muy tranquilo". Ésa fue la única declaración que Borja Thyssen realizó ayer a las puertas de los juzgados de Alcobendas (Madrid) a los que acudió acompañado de su esposa, Blanca Cuesta. La pareja tuvo que presentarse ante el juez tras la demanda presentada por Carmen Cervera que acusa a su hijo y a la esposa de éste de "revelación de secreto".

En la guerra de la familia Thyssen Cervera se escribió ayer un nuevo capítulo. Primero fueron las declaraciones de Borja Thyssen en la revista ¡Hola! en las que reclamaba la parte de su herencia y en las que acusaba a su madre de ocultarle su patrimonio. Más tarde, el pasado día 19 fue la baronesa la que respondió al ataque aunque lo hizo de manera bien diferente: acudiendo ante los tribunales para demandar a su hijo. El juez ha aceptado a trámite la reclamación de la baronesa y ayer por la mañana Borja y Blanca Cuesta acudieron a los juzgados para conocer la demanda a la que tienen que hacer frente.

Borja, según él mismo ha revelado, intentó hacerse con dos cuadros (un goya y un corrado giaquinto) que se encuentran en el Museo Thyssen de Madrid y que, según su versión, el fallecido barón le legó. También quiere disponer de la herencia que le corresponde y que él sostiene que su madre no le quiere facilitar. Carmen Cervera, que se mantiene en silencio tras la reclamación de su hijo, ha decidido actuar en los tribunales para preservar la colección. Aunque ninguna de las partes ha querido desvelar los detalles de la demanda, fuentes judiciales señalan que la baronesa, además de acusarles de revelación de secretos, podría haberles atribuido una supuesta sustracción de documentos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 25 de noviembre de 2009