Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Elogios en las Cortes al joven muerto al defender a una mujer

"Le puedo asegurar que esto no es habitual", le confesó la diputada popular Asunción Quinzá a Robert Oliver, el padre de Daniel Oliver Llorente, el joven de 23 años que en octubre de 2007 murió tras ser golpeado cuando salió en defensa de una mujer que estaba siendo agredida y a quien los grupos parlamentarios rindieron, por unanimidad, un emotivo homenaje. En presencia de su padre, quien recordó, visiblemente emocionado, que se siente "muy orgulloso de su hijo", un joven estudiante de Derecho, aficionado al deporte y que trabajaba los fines de semana para pagarse los estudios, la Comisión de Coordinación, Organización y Régimen de las Instituciones acordó solicitar que su acción tenga un reconocimiento público y solicitó al Consell que lo considere candidato a los premios Justicia que otorga la Generalitat. El padre de Daniel Oliver estuvo acompañado por José Francisco Damiá, alcalde de Benicull, su pueblo natal, que ha puesto el nombre del joven al polideportivo.

"No supo ni quiso mirar hacia otra parte", dijo el socialista Signes

La iniciativa conjunta surgió de una propuesta del diputado socialista Francesc Signes, que ayer recordó que Oliver "no supo ni quiso mirar hacia otra parte" cuando vio cómo era agredida una mujer en el campus de Tarongers. "Era una persona joven que no tuvo miedo a reaccionar ante la violencia", comentó Signes, quien recordó la repercusión mediática que tuvo posteriormente el caso del profesor Jesús Neira en Madrid y reclamó para Oliver "un reconocimiento público del Gobierno valenciano".

Mireia Mollà, de Compromís pel País Valencià, dijo que la familia del joven "ha de sentirse muy orgullosa de él" y le dio públicamente las gracias por defender a una mujer de la violencia machista. Marga Sanz, de Esquerra Unida, elogió su "valentía y sensibilidad". "Nos hemos reconocido en su actitud", añadió. Asunción Quinzá, del PP, mostró "como madre" toda la comprensión hacia lo que debe sentir su familia y elogió su acción: "No midió las consecuencias, vio un acto injusto y acudió". Todos lo grupos coincidieron en que Daniel Oliver es un símbolo en la lucha contra la violencia de género.

El acto concluyó con la lectura por el presidente de la comisión, el popular Rafael Maluenda, en un ambiente cargado de emoción, de un poema escrito por Robert Oliver en recuerdo de su hijo.

Y ahí se acabó la tregua. Minutos después, Maluenda amonestó por dos veces a los socialistas Manuel Mata y José Camarasa y los amenazó con expulsarlos cuando los populares aprobaron, en medio de las protesas de la oposición, un escrito, lleno de reproches, a la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, que se ha negado a comparecer en las Cortes Valencianas porque sólo le corresponde hacerlo ante las Cortes Generales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de noviembre de 2009