Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ausencias notables en el inicio de Casa Mediterráneo

La puesta de largo de Casa Mediterráneo, en su primer acto público internacional, quedó anoche deslucido. Ni el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, ni el de la Diputación de Alicante, José Joaquín Ripoll, ambos del PP, asistieron al acto inaugural del Diálogo Sur-Norte sobre el Mediterráneo: educación y migraciones que arrancó ayer y que se prolongará hasta el fin de semana en el Castillo de Santa Bárbara.

El PP vuelve a mostrar poco entusiasmo en este proyecto que impulsa José Luis Rodríguez Zapatero, pero la presencia de ministros del Gobierno es menor de la anunciada. La máxima representante institucional del PP fue la alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo. También acudió en representación del Consell la consejera y portavoz Paula Sánchez de León.

Y además, del elenco de ministros socialistas que estaba anunciado en el encuentro sólo está confirmada la presencia, en la jornada de hoy, de Miguel Ángel Moratinos. La directora de Casa Mediterráneo, Yolanda Parrado, esperaba contar con los ministros de Trabajo, Celestino Corbacho, y de Educación, Ángel Gabilondo. El primero delegó en una directora general y el segundo anoche no había confirmado su presencia. Las expectativas fueron demasiado ambiciosas.

No obstante, está previsto que participen los ministros de Argelia, Egipto, Marruecos y Túnez, así como embajadores, funcionarios europeos y representantes de diferentes organizaciones relacionadas con el europeísmo y el Mediterráneo.

Representantes del Movimiento Europeo, entidad organizadora, consideran un "desaire" hacia los representantes de otros países estas ausencias. La organización, que también corre a cargo de Casa Mediterráneo y Biblioteca de Alejandría, olvidó enviar información a los profesores de la Universidad de Alicante que están trabajando en temas de educación y migraciones, según confirmaron varios de ellos.

Al margen de ausencias y polémicas, en los discursos se destacó la importancia que para Alicante tiene la reunión. Castedo recordó que el "diálogo acerca posturas y propicia el entendimiento" e instó a los cargos públicos presentes a fomentar la "educación plural y en respeto" y a poner en marcha políticas comunes en inmigración. Y Parrado alabó la presencia de "redes de la sociedad civil" en esta primera actividad que confía en que sirva para "fortalecer relaciones" entre los países del sur y del norte.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de noviembre de 2009