Crítica:Allen Toussaint | MÚSICA | DiscosCrítica
i

La 'bendición' del Katrina

"Fue una tragedia, pero debo decir que permanecí en la ciudad cuatro días después del paso del huracán Katrina y que vi cosas terribles, pero también muchos actos de buena voluntad. Había muchas necesidades aquellos días y mucha gente reaccionó de una forma hermosa con los demás, venían personas de otros lugares a ayudarnos. Y eso me reconfortó", cuenta afable Allen Toussaint desde Nueva Orleans, la ciudad a la que ha vuelto tras vivir un tiempo en Nueva York.

El legendario músico lo perdió casi todo. De su estudio de grabación no quedó nada. Hace unos meses, en la ciudad que se recupera muy lentamente, participó en la 40ª edición del New Orleans Jazz & Heritage Festival: "Lo amo profundamente y me siento parte de él porque he actuado todos los años desde 1974". "Muchos músicos han regresado ya y otros lo están haciendo", afirma. Cree que el desastre ha contribuido paradójicamente a una revalorización del legado musical de Nueva Orleans. "Katrina ha sido el mejor representante que hayamos tenido jamás", dice riendo. "Atrajo la atención de gente que nunca nos la había prestado. Nos trajo muchas bendiciones espirituales a pesar de la devastación física".

Allen Toussaint, autor de éxitos de rhythm and blues como Working in a coalmine o Mother-in-law, trabajó para The Meters, Dr John, The Band, Little Feat o Paul Simon, y produjo el disco de Labelle con la famosa Lady Marmalade. Y ha tocado en conciertos benéficos con el fin de contribuir a la reconstrucción de Nueva Orleans. "Siempre que me llamen mi respuesta será un sí. Estoy dispuesto a prestar mi ayuda donde se necesite. Antes vivía en un estudio de grabación esperando a que se encendiera la luz roja. Katrina me sacó de mi ciudad y pude hacer colaboraciones como la de Elvis Costello -grabaron juntos The river in reverse- y empezar a dar conciertos y giras. Una vida completamente distinta, muy interesante y gratificante". "Nueva Orleans es una de las cunas de la música actual", afirma el mayor ejemplo vivo de una tradición de piano cuya historia han escrito personajes como Professor Longhair -Toussaint tocó en su funeral-, James Booker, Huey Smith o Fats Domino, al que con 17 años tuvo que sustituir en una grabación. Lo recuerda con nostalgia: "¡Tiempos encantadores aquellos! Uno de los mayores elogios que me han hecho fue cuando Fats Domino me dijo que al escucharla no sabía si era él o yo quien estaba tocando".

The bright Mississippi, producido por Joe Henry, es un disco instrumental que incluye obras de grandes del jazz como Duke Ellington, Jelly Roll Morton, Django Reinhardt... y tradicionales como Saint James infirmary, con el clarinetista Don Byron, el trompetista Nicholas Payton o el guitarrista Marc Ribot. "Joe Henry me eligió para el disco y él escogió las piezas. Me sorprendió que me viera tocando este tipo de música, pero se lo agradezco porque me sentí muy a gusto durante la grabación y el disco tiene un nivel de refinamiento que me encanta". Una única canción con la voz de Toussaint: Long long journey. "Me siento pianista, arreglista, compositor, productor y por último cantante". Lo pasó mal la primera vez que tuvo que grabar su voz: "Nunca pensé en cantar mis canciones para el público".

Allen Toussaint, hoy en Barcelona (Luz de Gas) y mañana en Cartagena (Nuevo Teatro Circo). The bright Mississippi está editado por Nonesuch/Warner.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 14 de noviembre de 2009.

Lo más visto en...

Top 50