Reportaje:diseño

Espíritu danés en madera tropical

Helena Rohner se hace un nombre en el difícil mercado escandinavo

No es la primera vez que sucede. Llegan sin hacer ruido. Pero para cuando muestran sus diseños en España ya se han hecho con un nombre en el mundo. Ocurrió con Patricia Urquiola, que se dio a conocer en Milán antes que en su propia tierra. La discusión ahora sobre si Urquiola factura diseño italiano o español no puede quedar más alejada de la naturaleza cosmopolita de su diseño. Y de su vida.

Vamos a volver a verlo. Tras entrar en el difícil mercado danés por la puerta grande, ideando un juego de té para Georg Jensen hace dos años, la diseñadora de joyas canario-suiza Helena Rohner (Las Palmas, 1968) fue elegida para lanzar una nueva empresa danesa al mundo.

Se llama Munio (del latín "yo defiendo") y ha presentado su primera colección en Copenhague definiendo un diseño paradójico: exquisito y sostenible, limpio, pero escultórico realizado con maderas amazónicas tan exóticas como la muiracatiara o la pau amarelo. Son tropicales, rarísimas, pero están certificadas, es decir, vienen con la prueba de que en los bosques donde se talan los árboles de los que se obtienen no caen más de siete árboles cada 30 años.

La idea de convertir algunas maderas en un bien escaso, como el oro, limitando su explotación y a la vez contribuir a salvar los bosques amazónicos puede parecer una jugada redonda y perversa, pero logra fundir lo exclusivo con lo sostenible. Y lo cierto es que esas maderas, bien trabajadas, consiguen hablar otro idioma. La danesa Munio ha sabido verlo. Y, entre todos los diseñadores del mundo, ha elegido a esta joyera de pocas obras para dar cuerpo a su colección de bandejas, cuencos, jarrones y candelabros.

El resultado es a la vez danés y tropical, exquisito y básico, artesano e industrial, refinado y terrenal. Explica que el diseño de siempre tiene todavía mucho que decir. Aunque lo haga sin gritos. Y avala la trayectoria de esta canaria, con pasado en Florencia y en Londres y taller en Madrid, como una diseñadora capaz de hacer hablar a sus objetos, sean éstos sonajeros, bandejas, teteras o anillos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 21 de octubre de 2009.