Entrevista:NOA | Cantante

"Estoy en contra de Hamás, no de los palestinos"

La cantante israelí Noa -que lleva casi 20 años abogando por la paz en Oriente Próximo desde unos escenarios que suele compartir con músicos de todas las nacionalidades (incluida la palestina) y confesiones religiosas- actuó anoche en Córdoba. Con motivo de la inauguración de la Sede Institucional y Área de Gestión Integral de Medina Azahara, la Junta de Andalucía programó un concierto gratuito que reflejase las tres culturas que coexistieron en la ciudad de la Mezquita durante la Edad Media: judía, musulmana y cristiana. Junto a Noa, actuaron Miguel Poveda y el cantante argelino Rachid Taha.

Un día antes del concierto, Noa se mostraba tranquila en un céntrico y lujoso hotel de la ciudad. Aún con las imágenes frescas en la memoria del boicoteo que sufrió en Barcelona durante la Diada, y poco después en Valladolid por parte de activistas pro palestinos, la cantante afirmaba no sentirse preocupada por si se repiten los abucheos en su cita cordobesa. "Siempre que ocurre algo así, yo lo afronto", dijo Noa, quien recordó el episodio que soportó en la ciudad catalana. "Lo sentí, pero no me sorprendió. Fue el resultado de mucha propaganda y de lavados de cerebro. Es cierto que gritaban mucho, pero eran muy pocos. Y tengo que darles las gracias porque, en realidad, me dieron la oportunidad de explicar mis opiniones y de ser oída. Y fue una verdadera oportunidad, porque los medios empezaron a interesarse por el tema y ese fin de semana tuvimos a 200 medios en Cataluña dándome la oportunidad de expresar mis puntos de vista".

"Uso mi tiempo, mi dinero y mi voz para ayudar. Eso sí sirve"
"Ahora nadie cuestiona la existencia del Estado palestino"

Las críticas furibundas, y un cierto clima de animadversión contra la cantante por parte de algunos sectores que simpatizan con la causa palestina, se deben a un texto que Noa escribió en su blog de Internet con motivo de la última invasión israelí de la franja de Gaza. Una toma que costó la vida de 1.400 personas, 800 de ellas civiles, el pasado invierno. "Ellos me acusan de apoyar la muerte de civiles palestinos en Gaza, lo que es ridículo. No es verdad", se defendió. "Mi carta fue contra Hamás. Y yo estoy en contra de Hamás. Mi postura no significa estar en contra del pueblo palestino y desde luego no significa estar a favor de que maten a palestinos. Estoy en contra de Hamás porque, desde mi punto de vista, es una organización terrorista que ha cometido crímenes horribles, que están probados, contra su propio pueblo".

Con las protestas contra sus actuaciones Noa no cree que se apoye la causa palestina. "Así no se ayuda a nadie. Yo, de hecho, ayudo a los palestinos recaudando dinero para apoyar proyectos. Uso mi tiempo, mi dinero y mi voz para ayudar. Eso sí sirve. Levantarse y decir que se boicotea a Israel no ayuda.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Noa, que luce tripa con su tercer embarazo, reconoció que desde una perspectiva cercana al conflicto que viven Israel y Palestina, es pesimista. "Pero si uso un enfoque más amplio, soy más bien optimista", apuntó. "Porque también hay progresos. Por ejemplo, hace sólo tres años, nadie hubiese dicho que iba a haber un Estado palestino. Ese tema era tabú. Pero después de los acuerdos de Oslo, cambió la terminología y ahora nadie cuestiona la existencia del Estado palestino". Noa es, de hecho, una ferviente defensora del reconocimiento de los dos Estados (palestino e israelí) para lograr la paz. Además, siempre apoyó las negociaciones emprendidas por el primer ministro de su país Isaac Rabin con la OLP de Yasser Arafat.

La intérprete reconoció el viernes que espectáculos en favor de la paz, la tolerancia y la convivencia, como el que estaba a punto de celebrar en Córdoba, no van a arreglar los grandes problemas del mundo, "pero estos eventos plantan las semillas de la esperanza en el corazón de las personas".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS