Crónica:Tercera jornada de Liga
Crónica
Texto informativo con interpretación

El Racing equivoca al Málaga

Duda hizo el empate, pero Morris sentenció

El Racing calculó mejor que el Málaga los esfuerzos que le eran necesarios para llevarse el triunfo. Apenas tuvo la pelota, pero ayer golpeó en los momentos oportunos a su rival, que no supo coger la medida necesaria al partido.

El Málaga arrancó un tanto revolucionado. No quiso perder tiempo en la elaboración, así que se apoyó en la bravura de Valdo y el nigeriano Obinna para acercarse a la meta. El problema es que optó por hacerlo de forma atropellada, casi a empujones. Tener la pelota no le garantizó nada al Málaga, porque parecía que le estorbaba. Sin claridad en el mediocampo, sólo la estrategia, a través de algún remate de cabeza esporádico, le permitía al Málaga andar rondando el gol. El Racing tampoco quiso complicarse la vida. Vivió tranquilo buscando por las alturas a Geijo, que cumple una función similar a la de Zigic. Le gusta pelearse en solitario con los defensas y de eso saben aprovecharse los demás. Un movimiento suyo, con un pase fenomenal, lo culminó Arana en el primer tanto.

MÁLAGA 1 - RACING 2

Málaga: Munúa; Jesús Gámez, Wellington, Gaspar, Duda; Juanito, Benachour (Apoño, m. 47), Valdo (Forestieri, m. 53), Baha; Luque (Edinho, m. 65) y Obinna. No utilizados: Arnau; Cuadrado, Xavi y Manu.

Racing: Toño; Pinillos, Henrique, Morris, Sepsi; Lacen, Diop, Serrano (Moratón, m. 84), Arana (Luis García, m. 78); Munitis y Geijo (Xisco, m. 68). No utilizados: Coltorti; Canales, Moral y Colsa.

Goles: 0-1. M. 36. Arana, de disparo raso a pase de Geijo. 1-1. M. 71. Duda, de falta. 1-2. M. 80. Morris, de cabeza.

Árbitro: González González. Amonestó a Benachour, Juanito, Jesús Gámez, Morris, Diop, Xisco y Munitis.

25.000 espectadores en La Rosaleda.

El Málaga recurrió a Apoño en la segunda mitad para que supiese qué hacer con la pelota. A pesar de las urgencias, el Málaga mejoró su aspecto, lo que provocó que el Racing fuera retrocediendo. Obinna y Edinho tuvieron sus oportunidades, pero el gol no terminaba de llegar. El Málaga tuvo que tirar otra vez de la estrategia. Y ahí cuenta con el lujo de Duda. El portugués transformó la igualada en una falta ejecutada con precisión de orfebre. El Racing hizo lo contrario de lo que se esperaba. No le gustó el empate y volvió a echarse arriba, con Xisco en lugar de Geijo. Y así se encontró con un cabezazo de Morris, que le devolvió la renta. El Málaga se volcó, pero el Racing ya no se dejó sorprender.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS