Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"La Fórmula 1 no va a costar ni un euro a las arcas públicas", prometió Costa en 2007

"Es bueno para los valencianos, para la Comunidad Valenciana y para España; y no va a costar ni un solo euro a las arcas públicas". Dos semanas antes de las últimas elecciones autonómicas, Ricardo Costa, secretario general del PP de la Comunidad Valenciana, aseguró que la celebración del Gran Premio de Europa de Fórmula 1 en el circuito urbano de Valencia venía a ser un regalo de Bernie Ecclestone. El patrón de Formula One Management, empresa titular de los derechos del circo de la velocidad, había vinculado horas antes el acuerdo para que Valencia albergara una de las carreras del campeonato mundial de Fórmula 1 al triunfo electoral de Francisco Camps.

El 10 de mayo de 2007, Ecclestone afirmó en un acto público junto al presidente de la Generalitat y entonces candidato a revalidar el cargo: "Hace dos años conocí a Camps y me enamoré de él, y luego conocí a la alcaldesa y me enamoré de ella. Nadie podría hacer mejor este trabajo por la Fórmula 1". Y prosiguió: "Conmigo no van los nombres de las grandes ciudades, creo en las personas y siento comunicarles que, aunque el contrato está perfecto, no se firmará hasta después de las elecciones".

Camps ganó las elecciones, viajó a Londres días después para firmar el contrato definitivo con Ecclestone y, desde entonces, la Generalitat ha gastado unos 80 millones de euros para adaptar como circuito el entorno del Puerto de Valencia.

El sábado pasado, la Generalitat anunció que pagará el canon anual que venía pagando la empresa Valmor, que organiza el gran premio de Valencia, durante los próximos cinco años, unos 90 millones de euros más.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de agosto de 2009