Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Dinero & inversiones | bolsa

El Ibex 35 frena su racha alcista

Las dudas sobre la economía hacen crecer la volatilidad y la incertidumbre

La Bolsa española ha puesto fin a una racha de cuatro semanas consecutivas de subidas, aunque lo ha hecho dejando el pasado jueves un nuevo máximo anual de cierre de sesión por encima de los 11.000 puntos. En la sesión de cierre, antes de que los indicadores económicos de Estados Unidos enfriaran los ánimos, el Ibex 35 dejó un nuevo máximo anual intradía en 11.120,70 puntos, un nivel desconocido en casi 10 meses.

Aun así, en el conjunto de la semana el Ibex 35 cede el 0,42% para cerrar en 10.901,90 puntos, un nivel que, al menor contratiempo, es una invitación a la salida rápida. De hecho, las dos primeras sesiones de esta semana resultaron negativas y con una gran carga de volatilidad debido al atractivo que tienen los precios altos tras muchos meses de sequía.

Los indicadores económicos, en particular los de Estados Unidos, han estado casi siempre detrás de los movimientos de los inversores, que siguen esperando que las numerosas señales de que el final de la recesión está cerca se conviertan en datos sólidos. En ese sentido hay que interpretar muchos de los altibajos de los últimos días pues, si bien hay indicadores que confirman que el final de la recesión está cerca, hay otros que muestran alguna divergencia. El descenso de los inventarios mayoristas indica que los empresarios están agotando sus existencias y que el momento de reponerlas está próximo, pero la debilidad del consumo puede hacer que ese momento se retrase o que el ritmo de la reposición de existencias sea demasiado lento. Las ventas al por menor siguen ofreciendo datos negativos y la confianza de los consumidores se ve afectada negativamente por la mala situación del empleo.

Las sesiones en los mercados de valores han ofrecido en esta semana todo un catálogo de brusquedades, con subidas rápidas y recortes fulminantes. Ambas responden a la incertidumbre que despierta entre los inversores un nivel de precios que ha rebasado los objetivos que fijaban las expectativas y que ahora no encuentra el apoyo de los datos de la economía real.

El PIB de la eurozona del segundo trimestre fue otro de los argumentos a favor de las subidas en los mercados de valores. El retroceso de sólo el 0,1% respecto del trimestre anterior, gracias a la recuperación de Francia y Alemania, indica que el final de la recesión está muy cerca, pues es de suponer que la recuperación de los países más industrializados tire de las economías más rezagadas. El BCE decidió dejar el precio del dinero en el 1%, a pesar de esos síntomas de mejoría, lo cual también puede ayudar a que el ritmo de salida de la crisis sea más dinámico.

En el mercado español destacó esta semana la reacción del sector inmobiliario, con fuertes e inesperadas subidas, que más parece responder a planteamientos de la inversión a corto que a expectativas de recuperación. -

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de agosto de 2009