Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

De teatro a sala porno

La sala Bagdad de Barcelona abre sucursal en el viejo teatro Arlequín

Se lo perderá Holly One. El actor porno más bajo del mundo, la estrella que compartió escena con Rocco Siffredi o Nacho Vidal. El mito de 1,20 metros de altura que falleció hace tres años, no podrá ver cómo el sitio que le encumbró a las alturas del cine para adultos mundial, el Bagdad, abre una sede en pleno corazón de la capital de España. Llega a Madrid, como reza su publicidad, "la mejor sala de porno de Europa".

Porque quizá, en el top 10 de elementos representativos de la ciudad de Barcelona, junto a la Sagrada Familia o el Tibidabo, está también el Bagdad. Quizá sea exagerado, pero el lugar es célebre en la capital catalana. Lleva 34 años ofreciendo espectáculos eróticos y porno, siendo la cantera más importante de actores del género de España y el sitio que, en palabras de su dueña, Juani de Lucía, les permite vivir cuando no están rodando.

La entrada al espectáculo en la capital catalana cuesta 90 euros

Del local han salido estrellas del género como Nacho Vidal

El Bagdad abrirá su nueva sede en el antiguo teatro Arlequín, en la calle de San Bernardo, 5. Un lugar que fue un día un cabaré y cuya esencia se pretende recuperar ahora. Un espacio mucho más grande que la sala de Barcelona y que permitirá ampliar la oferta, en espectáculos y en horario. "Así tenemos más posibilidades de hacer números visuales y con efectos. En Barcelona estamos mucho más limitados por la capacidad de la sala", explica De Lucía. Todavía faltan algunos flecos con los papeles, y Juani es muy cautelosa por ello, pero parece que no habrá ningún problema, según fuentes municipales. Según algunas personas que han visto el proyecto, "es espectacular". Ya hay visto bueno, aseguran en el Consistorio. Este periódico intentó, reiteradamente y sin éxito, ponerse en contacto con la propiedad del teatro Arlequín.

La idea es abrir el Bagdad en noviembre y adelantar el horario de apertura respecto al de Barcelona, que arranca a las once de la noche. A partir de las siete de la tarde podrían empezar a verse espectáculos eróticos que irían subiendo en intensidad a medida que avanzara la noche. Como en Barcelona, unos 30 artistas conformarán la plantilla. Algunos vendrán desde esa ciudad, pocos, y otros tendrán que pasar un casting del que se ocupa personalmente De Lucía.

"Llevo 34 años en esta profesión. Traeremos a los mejores. Gente de Madrid, con buen físico, con experiencia... Si hay que ensayar con ellos, no repararemos en gastos ni en tiempo. Montaremos algo muy bonito y con muchas sorpresas", adelanta la responsable del Bagdad.

Para los actores del porno español, el Bagdad es casi como un hogar. Han crecido ahí, se han hecho famosos y muchos han encontrado pareja. La estrella húngara Sophie Evans empezó en el año 1997. Hasta entonces había sido bailarina de striptease. Pero le cambió la vida. "Juani me invitó a ver el espectáculo y me impresionó mucho. Empecé a hacer shows con Nacho Vidal y Toni Ribas. Aquí he aprendido, tanto en lo personal como en lo profesional", explica. En el Bagdad conoció Evans a Ribas, su ex marido.

Y es que esta sala se convirtió en la Barcelona posfranquista en un símbolo de apertura en los usos y costumbres sexuales. Todo está muy cuidado y no cualquiera puede permitirse ver el espectáculo en vivo que se celebra cada noche. Entrar en la sala de Barcelona con una consumición cuesta 90 euros. No se sabe si los precios de Madrid serán más populares, pero no tiene pinta.

Obviamente, lo que sucede dentro del Bagdad (que funciona todos los días del año, menos el 24, el 25, el 31 de diciembre y el 1 de enero) es puro espectáculo. El único contacto que hay entre los clientes y los actores es sobre el escenario. Y eso es algo que también ha tenido en cuenta el Ayuntamiento a la hora de estudiar el proyecto. A partir de noviembre, si todo va como está previsto, Bagdad será una marca más que poner en las guías turísticas de Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de agosto de 2009