Reportaje:

'13 rue del Percebe' en versión 2.0

Un colectivo de artistas audiovisuales proyecta vidas posibles en fachadas de solares abandonados

"Ojalá Ibáñez viniera a la proyección, sería increíble", bromea Begoña Martínez, componente junto a Sergi Palau, Jordi Blasco y Miguel Ángel García del colectivo Niño viejo, que acaba de ganar una beca de 9.000 euros de AVAM, Artistas Visuales Asociados de Madrid, para producir un proyecto multidisciplinar. Y es que una de las primeras referencias que encontraron cuando idearon el proyecto Almas latentes es 13 rue del Percebe, las historietas dibujadas por Francisco Ibáñez en las que el creador de Mortadelo eliminaba una fachada a una finca y brindaba al lector las miserias de sus habitantes.

Ahí se acaban las similitudes de Almas latentes, que en esencia aprovecha como lienzo de proyección las medianeras de solares vacíos, donde la huellas de paredes, suelos y escaleras dan cuenta en forma de viñetas de décadas de experiencias vitales acumuladas. "Todos pasamos mucho tiempo en el barrio de El Carmen, y nos hemos acostumbrado a ver derribos y solares sin uso", explica Blasco que lo mismo trabaja de técnico en el Palau de les Arts, que gana premios en festivales de Live Cinema con su grupo videomusical Producciones Sol de México.

"La idea surge para contar historias en esas fachadas". Quizá las de las personas que vivieron en esos volúmenes huérfanos o las de los que habitarán ese espacio en el futuro. La intención es proyectar su trabajo en otoño en Madrid.

Los componentes de Niño Viejo son expertos en el mundo audiovisual, ya que los cuatro se han bregado en el mundo de los vj (video jockeys). Palau, de 37 años, hasta fue ayudante de dirección del cortometraje de ficción ganador del Goya 2008, Salvador, de Abdelatif Hwidar. Será él el encargado de programar la filmación de las doce historias que pretenden proyectar. "Serán seis del pasado y seis del futuro, pero la idea no es hacer algo lineal, queremos que sean interactivas, que es lo divertido", explica Martínez, gallega de 29 años licenciada en Bellas Artes, que llega a fin de mes trabajando de camarera.

Por su parte, Miguel Ángel García, de 34 años, dibujante de cómic y vj autodidacta, afirma que el premio no les saca de pobres pero sí les permite financiar el proyecto y el local que acaban de acondicionar. Ahora les espera mucho trabajo: tienen que buscar un solar céntrico en Madrid, rodar los vídeos y planificar las proyecciones. Algo de experiencia tienen, pues ya hicieron una prueba en El Carmen desde la finca de una amiga, con un proyector poco potente y tapando una farola con una sábana.

Sobre las posibilidades de exhibir su trabajo en Valencia, Begoña Martínez asegura que en estas tierras "entre cuatro se lo guisan y se lo comen todo" y que trampolines como CREA son para trabajos ya acabados. También se queja de que mientras en Galicia los museos de arte contemporáneo dan cabida hasta a los estudiantes de Bellas Artes, eso en el IVAM "es algo impensable". Eso sí, cree que su obra tendría buena acogida en Valencia: "Hay muchos solares".

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 13 de julio de 2009.

Lo más visto en...

Top 50