Tres heridos graves al volcar un Ibiza con nueve pasajeros

Cuando las ambulancias del Samur llegaron al kilómetro 8,5 de la autovía A-42 (la de Toledo) vieron un coche patas arriba y, a su alrededor, varios hombres deambulando aturdidos, sentados en la valla de protección y tirados en la calzada. Heridos. En total, nueve personas. Los sanitarios no entendían nada. ¿De dónde habían salido? Un testigo les ayudó: todos iban en el mismo coche, un utilitario de cinco plazas. De repente, el vehículo había perdido el control y había chocado contra la valla de protección.

Tres de sus ocupantes resultaron heridos graves y otros seis leves. Los nueve hombres -de entre 24 y 32 años- viajaban en un Seat Ibiza negro. Siete iban en los asientos y dos más en el maletero, informó una portavoz de la Guardia Civil. El accidente se produjo poco antes de las 7.30, cuando el conductor perdió el control por causas que aún no se han determinado y chocó contra la valla de protección situada a la derecha de la calzada. Tras llevarse diez metros de valla por delante, finalmente el coche volcó. Todos los pasajeros salieron despedidos por el impacto, menos uno, que quedó atrapado y tuvo que ser rescatado por los Bomberos del Ayuntamiento de Madrid, según informó un portavoz de Emergencias Madrid.

Pese a la brutalidad del impacto, sólo hubo tres heridos graves. Los otros seis ocupantes del coche sufrieron heridas leves, como fracturas, contusiones y cortes, según un portavoz de Emergencias Madrid. Todos los heridos son de nacionalidad española, menos uno de nacionalidad inglesa y otro, neozelandesa. El conductor del vehículo, que fue uno de los heridos leves, dio positivo en la prueba de alcoholemia, informó una portavoz de la Guardia Civil.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 31 de mayo de 2009.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50