Tribuna:Fórmula 1Tribuna
i

Lo que el viento nos dejó

¡Últimamente parece que la fórmula 1 no es otra cosa que KERS y difusores! Esta semana la FIA ha decidido por fin que los polémicos difusores de los equipos Brawn GP, Williams y Toyota son legales. Así que hoy no podía menos que dejarme llevar por el revuelo de las escuderías en torno a este elemento y dedicar un artículo a explicar el difusor de un monoplaza desde un punto de vista técnico, porque he leído descripciones que no son muy rigurosas sobre este tema, ¡y conviene tenerlo claro!

En primer lugar, ¿qué es el difusor y qué función desempeña? El difusor es un elemento clave en la aerodinámica de un monoplaza de F-1. Es la pieza que se encuentra al final del fondo plano del coche, justo debajo del alerón trasero y de la luz de lluvia de los coches. Tiene forma de rastrillo (porque tiene varios canales) y su función es canalizar el flujo de aire que ha pasado por la parte inferior del monoplaza y los pontones. Por su forma y tamaño, el objetivo que busca es acelerar el aire, lo que conlleva una disminución de la presión en esa zona. Como hemos generado una zona de baja presión justo debajo del difusor y por encima de éste tenemos el alerón, estamos consiguiendo tener una fuerza (downforce, en inglés) que aprieta el coche contra el asfalto por dos motivos: uno por el efecto de succión generada bajo el difusor y otro porque el aire ejerce una fuerza vertical y hacia abajo sobre el alerón trasero y por tanto sobre el monoplaza.

La decisión sobre el difusor implica cambiar el diseño aerodinámico global del monoplaza

Buscar generar una menor presión bajo el suelo del monoplaza no es una novedad. Es algo que se ha explotado en muchas ocasiones en la F-1 en el pasado para lograr mayores niveles de downforce y por tanto mayor fuerza que aprieta los neumáticos contra el asfalto, mayor adherencia y más capacidad de aceleración o mayores velocidades de paso por curva. Un ejemplo clave en la historia de la F-1 es el temible efecto suelo, que supone el máximo exponente de esta filosofía, y que fue prohibido en 1983 después de haber sido la causa de importantes accidentes (entre ellos la muerte de Gilles Villeneuve), precisamente por las excesivas velocidades de paso por curva. Otro ejemplo muy gráfico de un sistema que buscaba lo mismo que pretenden hoy los difusores (acelerar el flujo y disminuir la presión bajo la zona posterior del monoplaza) son los coches provistos de un ventilador. El ventilador, colocado donde hoy vemos parpadear la luz de lluvia de los monoplazas, generaba importantes niveles de downforce. Gracias a este atrevido invento, Niki Lauda arrasó en 1978 en su Brabham BT46B en el Gran Premio de Suecia, porque era el único piloto que no tuvo que reducir su velocidad debido al aceite que había en algunas zonas del asfalto. ¡Tenía adherencia para dar y tomar!

Volvamos sin embargo a 2009 y a la polémica sobre los difusores. Una vez explicado el papel de éstos hay que aclarar a qué se debía la tremenda discusión de este comienzo de Mundial. El problema principal era una laguna en las normas referentes a la restricción sobre las dimensiones de los elementos que podían actuar como difusor. Ross Brawn, propietario de Brawn GP, ya indicó en 2008 que convenía aclarar esas lagunas. Sin embargo, las normas no se cambiaron y, tanto él como Williams y Toyota han presentado este año un diseño de difusor que cuenta con dos niveles o pisos. Debido a que hay más superficie actuando como difusor, el nivel de downforce es muy superior al de otros monoplazas. La ventaja en tiempo por vuelta se estima en unas 5-6 décimas. Aún así, para que este diseño de difusor sea realmente una ventaja, el diseño de otras áreas del coche tiene que estar adaptado a ese difusor en concreto. Por ello, tras la declaración de la FIA, no se trata sólo de modificar el difusor de los coches que no tenían el polémico diseño, sino que hay que retocar buena parte del diseño aerodinámico global del monoplaza. La mayoría de los equipos empezaron a probar los nuevos difusores en secreto en sus túneles de viento para minimizar el tiempo que les llevaría adoptarlos si la FIA los declaraba legales. McLaren incluso corrió con un difusor de dos niveles en Malasia, aunque taparon el nivel superior y su principal intención era empezar a probar el sistema y los cambios de diseño requeridos. De hecho la escudería de las flechas plateadas ha sido la primera en introducir el nuevo difusor y tratar de acercarse a la todopoderosa Brawn. De todas formas, y aunque el monoplaza de Brawn GP no es sólo difusor, esperemos que "lo que el viento les dejó" no sea una ventaja insalvable para el resto de escuderías en lo que queda de 2009...

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 17 de abril de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50