Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:YURI MÉNDEZ | Líder de Pájaro Sunrise

"Somos el increíble grupo menguante"

"El increíble grupo menguante, así nos llaman en nuestro sello. Empezamos siendo un dúo, luego un trío y ahora sólo quedo yo". Yuri Méndez (León, 1979) no pierde el humor en medio de la paradoja: su banda, Pájaro Sunrise, publica un extraordinario segundo trabajo, reconvertida sobre la marcha en proyecto unipersonal. Rompieron en plena grabación por diferencias musicales.

Done/Undone (Lovemonk, 09) es un caleidoscopio de pop-folk encantador, interpretado en inglés y sin un solo tema de relleno, pese a su formato de álbum doble. Ese estilo ya convirtió a Pájaro Sunrise en revelación hace un par de años, cuando Yuri y otro leonés, el multiinstrumentista Pepe López, presentaron su ópera prima, cocinada en el piso que compartían en Madrid. Alabanzas, premios, distribución internacional, incluidas licencias en Corea y Japón, gira europea y retorno de Pepe a casa para seguir en la distancia. "Así habíamos comenzado: él en León y yo en Madrid, componiendo a través de Internet. Le tiraba mucho la tierra. Yo en cambio llevo aquí desde 2001. Vine dispuesto a cursar un tercer año de Filología Hispánica, tras pasar por Derecho y Periodismo, pero me dio pereza convalidar los cursos y ya me dediqué sólo a tocar", confiesa Yuri.

"Empezamos siendo un dúo, luego un trío, y ahora sólo quedo yo"

Al cantante y compositor le cuesta escuchar el nuevo disco, registrado en casa, igual que el primero: "Tras la marcha del resto, acabé exhausto. Me obsesionaba la pérdida de perspectiva, y casi le coges asco a las canciones de tanto darles vueltas. Además, me trae malos recuerdos porque, durante el proceso, también dejé una relación de 12 años con mi novia". Se entiende entonces la tristeza de buena parte de las letras, aunque en varias haya una luz al fondo. Y pese a que el primer single, Kinda fantastic, sea más bien eufórico: se empleó hace meses en un anuncio televisivo.

Yuri desarrolla en Madrid otras actividades: música para publicidad, productor ocasional y sus primeros pinitos en el cine: "Me encargaron un tema para El lince perdido, la película de animación que produjo Antonio Banderas. Querían que lo cantara él, pero les gustó tal como yo lo mandé". Y tras su ruptura sentimental, siempre le quedan sus colegas madrileños. "Gente de Vetusta Morla o de Amigos Imaginarios: se puede decir que me han acogido. Nos movemos por Malasaña, aunque yo no soy muy de salir. Eso sí, me encanta actuar en el Café de la Palma".

El leonés no echa de menos su ciudad: "Me resultaba demasiado endogámica, incluso en lo musical. De adolescente, ante la proliferación de mods por el festival Purple Weekend, me hice hasta rockabilly. Pero la llamada me llegó al escuchar con doce años The river, de Bruce Springsteen".

A Yuri se le hace difícil usar la primera persona al referirse a Pájaro Sunrise. Antes del grupo, había publicado en 2004 un disco fallido como cantautor con una multinacional. "Me pidieron que lo escribiera en castellano y yo estaba acostumbrado al inglés. Tuve sólo dos meses. Y así salió de disperso. Me sirvió al menos para saber lo que quería hacer". El motor de Pájaro Sunrise añora interactuar en grupo: "Porque concibo mis canciones como la expresión de una necesidad momentánea. Y cuando ésta se pasa, me cuesta volver a tocarlas".

Pájaro Sunrise actúa hoy en FNAC Parquesur, el 11 en FNAC La Gavia y el 18 en FNAC Plaza Norte. Siete de la tarde.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 10 de abril de 2009