Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:MÚSICA

¿SALVARÁ LA TELEVISIÓN A LA MÚSICA 'INDIE'?

El mundo al revés: la mayoría de radios la ignora, pero los realities recurren a ella como declaración de principios. Te contamos por qué varias bandas underground tienen mucho que agradecer a Granjero busca esposa.

A mediados de esta década, una serie de televisión logró hacer llegar bandas de indie-rock al público masivo. Gracias a The O. C., grupos como The Shins o Modest Mouse, vieron aumentar su cuenta corriente. Y la máxima culpable fue Alexandra Patsavas, supervisora musical de la serie, encargada más recientemente de la música de Gossip girl y Anatomía de Grey y culpable, por tanto, del encumbramiento de bandas como Snow Patrol o The Fray.

Si la figura del supervisor musical en televisión tiene en Patsavas su primera estrella, el presente pertenece a Alex Hancock. Entre otros logros, la serie británica Skins ha conseguido llevar a los ipods de adolescentes ingleses de extrarradio a multitud de bandas casi desconocidas seleccionadas personalmente por él. A sus 22 años ocupó el puesto vigesimocuarto en una encuesta de la revista NME en la que se enumeraban las personas más influyentes de la industria musical; tres puestos por delante de Björk. Su criba es tan exigente que llegó a rechazar el estreno en exclusiva del último sencillo de Franz Ferdinand porque "no le gustó", según declaró a The Observer.

"Pensamos que el 'folk' y el 'country rock' de Fleet Foxes o Russian Red acompañarían bien estas historias de campo" (Sergio Lazarov)

En España, esta figura no está tan definida, pero es creciente el interés de las cadenas por ambientar su programación con música que se encuentra fuera del radar de lo comercial. El ejemplo más claro es la línea musical de Cuatro, que ha conseguido que tu prima pequeña silbe Young folks, de Peter Björn & John, o que hayas llegado a aborrecer Let's make love and listen DFA, de CSS. "Uno de los valores más identificativos de nuestra marca es la calidad de la música que emitimos", explica Mariano Blanco, director de programas de la cadena. La música es, pues, parte fundamental de la estrategia comercial para llegar al público objetivo.

En una época en la que la mayoría de cadenas no apuesta por la producción propia, son las productoras las que ponen banda sonora a la tele. La ambientación musical de programas como Granjero busca esposa logró arquear más de una ceja por lo audaz de su selección. "A las productoras les pedimos que en temas musicales estén siempre al día, que esto se refleje en nuestros programas, que estemos a la vanguardia", explica Blanco. El programa en cuestión es una idea de la productora Grundy, responsable también de Factor X, en la que la responsabilidad está repartida entre todo el equipo de realización, que capitanea Sergio Lazarov. "A la hora de seleccionar la música tenemos en cuenta la temática del programa. En el caso de Granjero busca esposa pensamos que el folk y el country rock acompañarían muy bien estas historias de campo. Grupos como Fleet Foxes, Bon Iver, Black Lips o la española Russian Red", enumera. Lazarov es consciente de la buena acogida que el programa —que está preparando su segunda edición— obtuvo en círculos indies. "Ha sido especial para nosotros descubrir una cantidad importante de comentarios generados en páginas web musicales especializadas que nosotros consultamos".

La gran duda es: ¿repercute realmente la exposición de bandas underground en el éxito de estos grupos? El único caso reciente de aumento de popularidad evidente, politonos aparte, de un grupo promocionado de este modo es el de Despistaos. Su canción es cabecera de la serie Física o química, de Antena 3. "Nos está ayudando mucho y ha acentuado la juventud del público de los conciertos", según explica por teléfono Dani Marco, cantante del grupo. "Pero seguiremos presionando porque sabemos que estas cosas no siempre salen bien a largo plazo".

Precisamente Antena 3 es la cadena que posee los derechos de Skins para

su emisión en España. De momento,

sólo se emite en su canal de TDT

Antena.Neox por resultar demasiado atrevida. Pero eso no es lo grave: la versión en castellano no sólo dobla el guión, sino también la banda sonora. Donde sonaban High Places o Esser suenan ahora Sexy Sadie o Moby. Como a Hancock se le ocurra venir de vacaciones a España puede arder Troya.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de marzo de 2009