Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Copa Davis: España-Serbia

Una eliminatoria en el aire

Cuarenta operarios reparan contrarreloj la grada tumbada por el viento - El dobles se jugará hoy tras los individuales si lo acuerdan los capitanes y hay luz - El duelo puede llegar al lunes

Una comisión de ingenieros decide hoy a las 8.00 si el viento que azota Benidorm con aliento huracanado no ha vuelto a comprometer la estructura tubular que sujeta la grada de la pista que debe acoger el España-Serbia de Copa Davis, y que ayer amaneció vencida, doblada y retorcida, además de sin asientos ni suelo en su lado oeste. Consumada la suspensión de la primera jornada, ese espectáculo dantesco fue reconvertido ayer en una estructura segura para 16.500 espectadores, según la organización, que a través de un portavoz de la Federación de Tenis (FET) anunció que hoy a las 10.00 (La 2) dará comienzo el enfrentamiento.

Después de que las puertas se abran al público, a las 9.00, David Ferrer jugará contra Novak Djokovic, y Rafa Nadal ante Janko Tipsarevic. A esos dos partidos, que debían haberse disputado ayer, les seguirá el dobles si hay luz y los seleccionadores lo consienten. El resto de la eliminatoria sigue en el aire: según los resultados y la dureza del viento o la lluvia, puede acabar el domingo o el lunes.

- El nuevo programa. "Todo es posible", decía ayer Niki Pilic, tres veces campeón de la Davis, mientras Tipsarevic miraba incrédulo las gradas dobladas. "El equipo está genial", bromeaba. Eso, oficialmente. Ante la posibilidad de extender la eliminatoria hasta el martes, fuentes de su equipo dijeron que la selección dejaría el lunes Benidorm "pase lo que pase" porque el torneo de Indian Wells, del que Djokovic es campeón vigente, arranca el jueves. Al final, tras una reunión entre Albert Costa y Obradovic, los seleccionadores, se bosquejó un programa: diez minutos después de que acabe el Nadal-Tipsarevic, ambos anunciarán quiénes juegan el dobles, ya que pueden cambiar sus nominaciones originales -Feliciano López, Robredo, Zimonjic y Djokovic-. Si los doblistas han tenido tiempo de descanso y hay luz natural, se jugará.

- El problema de la grada. El graderío se enfrentó el jueves a rachas de viento de hasta 86 kilómetros por hora, que llegaron a 89 de madrugada. "Y hasta 60 o 70 aguanta, pero eso...", explicó Dionisio Díez, el ingeniero responsable de la instalación. "La estructura dañada, que está al oeste, está perpendicular al viento que viene de poniente, y los paneles han actuado como una pantalla, provocando un efecto vela. Esta estructura se usa en toda Europa", añadió. ¿Es segura? "No ha sufrido daños. Está pensada para soportar peso, no tracción". La organización decidió ayer desmontar la grada dañada y recolocar a los espectadores en otros asientos.

- La solución. Cuarenta operarios se presentaron en el recinto a las 10.00. Al mediodía comenzó el concierto de martillos, que se había intentado arriesgadamente la noche del jueves, con la pista rodeada de focos: "Si el viento sopla por encima de 20 kilómetros, es un peligro", resume Díez. Los organizadores pidieron partes meteorológicos cada dos horas al aeropuerto de Alicante, además de a la estación del parque Terra Mítica, donde está la pista. El recinto fue rodeado por un cinturón de agentes de seguridad y voluntarios sin casco que intentaron impedir a los fotógrafos retratar los desperfectos: "¡Nada de fotos!".

- Cuánto cuesta. Los operarios cobran entre 20 y 30 euros la hora. La empresa adjudicataria calcula los costes de la reparación entre 40.000 y 100.000 euros, según las horas extra, una cantidad a sumar a los 2,2 millones de euros que costó llevar la Davis a Benidorm y construir la pista. El coste de la reparación y la devolución de entradas será cubierto por un seguro.

- El efecto en los jugadores. La selección española supo en la cena del jueves que, como mínimo, el viernes no jugaría a las 11.00. "Y cambiamos los horarios del grupo, sobre todo para que Ferrer pudiera dormir", dijo Costa. Robredo y Feliciano se entrenaron en el club Montemar. Ferrer y Nadal, que juegan hoy, en la pista dañada.

- Las entradas. Sólo se vendieron 271 entradas para el viernes: sus dueños pueden elegir entre recuperar el dinero o cambiarlas por una para hoy. Los abonos de tres días mantienen su vigencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de marzo de 2009