Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El inquilino, único denunciante

El incendio de los galpones se ha vinculado a que carecen de licencia. Un inspector de urbanismo constató, en noviembre de 2005, a raíz de la denuncia de un vecino, que el inmueble citado, "unos galpones que salen en la cartografía de 1986", albergaba "cajas de restos de mercancías de telares, mesas y otros utensilios". La familia propietaria los ha estado utilizando como trasteros, lo que incluye los depósitos citados, herramientas de huerta, restos textiles (de un taller próximo), bombonas de butano y otros efectos variopintos. EL PAÍS ha comprobado que, aunque dados de alta, no registran consumo eléctrico.

El denunciante es inquilino de una casa que pertenece al propietario de los galpones y cuyo alquiler -¡un euro al mes!- no paga desde hace años. Ha presentado contra él múltiples denuncias por motivos diversos, archivadas todas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de marzo de 2009