Reportaje:24ª jornada de Liga

Epicentro Tamudo

El Espanyol se aferra a la puntería del '9' para esquivar el descalabro del descenso

El capitán del Espanyol, Raúl Tamudo (Barcelona; 1977), habla cuándo y dónde quiere. Poco dado a explayarse en público, suele expresarse sobre el terreno de juego. Sus números le acreditan como el mejor delantero en la historia del Espanyol, con 126 goles en la Liga. Su generoso esfuerzo en el campo, sin embargo, no se corresponde con la atención a los medios. El 9 habló en el AVE de Madrid a Barcelona, tras marcar un gol de penalti en el Bernabéu (2-2), y en la zona mixta del partido contra Osasuna (1-0), el 2 de noviembre, tras lograr la última victoria conseguida hasta ahora.

Desde entonces, el capitán blanquiazul sólo recuperó la voz el jueves, por mucho que la crisis azotara al club; se han destituido a dos técnicos, Márquez (en la jornada 13) y Mané (en la 19), y despedido al director deportivo, Paco Herrera, junto al responsable del área de comunicación entre los jugadores y la directiva, Dani Ballart. "No habla porque está lesionado", respondía el jefe de prensa del club en boca del jugador. Cuando empezó a entrenarse con el equipo, tampoco dijo ni pío. "No hablo porque no juego", tradujo de nuevo el jefe de prensa. Esta semana, con motivo del derby de hoy contra el Barça (20.00, La Sexta) se volvió a reclamar su presencia. A la segunda, se pronunció. "En este tiempo quizá se me ha faltado mucho al respeto", soltó. Para el equipo, han faltado goles.

"Al equipo le falta gol, y a Raúl le sobra", resume David García sobre el delantero
Varios jugadores se negaron a fichar por las condiciones de pago que da el club

El Espanyol contabiliza 20 tantos en lo que va de Liga, el peor registro del campeonato, sólo igualado por el Recreativo. Tamudo, que suma tres dianas este año y que ha estado inactivo cerca de tres meses por una rotura fibrilar, se presume capital para devolverle al equipo el punto final a las jugadas.

"Tiene el olfato goleador muy desarrollado", le elogia su compañero Corominas. "Le echábamos de menos por su protagonismo en el campo", abunda Nené. "Más que nada", esgrime David García, "porque encaja perfectamente en el sistema". Así opina Moisés Hurtado: "Es un jugador que se entiende bien con la plantilla por sus desmarques al hueco, sus peleas con los rivales y su acierto rematador". Resuelven Jarque y Corominas: "El equipo ya está acostumbrado a tenerle en el frente de ataque, a sus movimientos y su estilo".

Urgen sus goles, con el Espanyol en una situación precaria; es el farolillo rojo de la tabla, el trasiego en el banquillo no cesa y el club inaugurará el próximo curso un estadio sensacional que, de no rentabilizarlo con los ingresos de la televisión y los abonos de Primera división, amenaza la economía de la entidad. "Nos advierten que tenemos que reducir los gastos del club de manera drástica", desvela un empleado. La tiritera a nivel económico es de tal magnitud en el Espanyol que el club ha recibido varias negativas de jugadores (Berg, del Groningen, y Torrado, del Cruz Azul) a la hora de fichar debido a las particulares condiciones de pago pretendidas por la entidad.

Entre medias, el club y el equipo ven el regreso de Tamudo tras su lesión y los pases de De la Peña como la última tabla de salvación ante un descenso con el que ha coqueteado en las últimas temporadas. "Tamudo lleva nueve temporadas seguidas marcando más de diez goles", intercede Chica. "Al equipo le falta gol y a Raúl le sobra", agrega David García. Replica Lacruz: "Pero Tamudo no sólo marca goles, sino que arrastra y contagia a todo el equipo con su esfuerzo sobre el campo". Aunque en este punto, algunos difieren. "A mí siempre me ha dado consejos y animado a seguir trabajando", revela Callejón. "Aunque su labor es encomiable, es un poco reservado", analiza Moisés Hurtado. "Sí, es verdad", añade Chica; "pero intenta sacar lo mejor de cada jugador en el campo". Nené también entra en el debate: "En las reuniones de equipo siempre da su opinión y en los entrenamientos da ejemplo con sus ganas y esfuerzo".

Las paredes de Montjuïc sisean que el delantero, siempre y cuando el Espanyol no descienda, está interesado en buscarse un equipo fuera de la Liga para el próximo año. Mientras tanto, Tamudo apunta a las porterías rivales, a las del Barça hoy. Su equipo le aguarda impaciente en el campo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 20 de febrero de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50