Reportaje:Economía global

Madrid, paraíso del envío de remesas

España es el país menos caro de la UE para giros y su capital es la más barata

Junto con el auge del paro, la caída de las remesas permite medir hasta qué punto la crisis golpea a la inmigración en España. El Banco de España aún no ha publicado cifras globales para 2008 -en el primer semestre se redujeron un 5%-, pero Ecuador y Marruecos ya informan de la disminución de los envíos de dinero de sus inmigrantes.

Este recorte tendrá, probablemente, un impacto negativo en países muy dependientes de las remesas de España. Bolivia ostenta el récord porque las remesas procedentes de España representaron el 9,9% del PIB, seguida por Ecuador (4%) y Senegal (2,1%).

Transferir dinero desde España a sus países de origen -el verbo remesar empieza a tener una amplia aceptación- es, sin embargo, para los inmigrantes más barato que desde cualquier otro gran país europeo. Las bajas comisiones que cobran las remesadoras -otra palabra que comienza a ser de uso corriente- deberían ser un incentivo a la hora de mandar dinero a casa.

La Comunidad de Madrid encargó a la consultora Remesas.org un estudio comparativo sobre los costes de enviar remesas. Probablemente sospechaba que su resultado iba a ser halagador para la capital de España.

Para una remesa de 150 euros, el coste medio de la comisión es del 7,97% desde España, pero ese porcentaje cae al 7,79% si la operación se efectúa desde Madrid.

En Italia, el porcentaje de esa comisión llega al 10,83%; en Francia, al 11,06%; en el Reino Unido, al 11,23%, y en Alemania, al 13,1%. Ecuador es el país generador de emigración al que resulta más barato transferir dinero desde España (6,03% de comisión), mientras que el destino más caro es Polonia (11,34% de comisión), pese a ser miembro de la Unión Europea. Entre ambos extremos se sitúan Marruecos (7,9%) o Pakistán (11,34%).

España es el único país de la Unión Europea en el que la tarifa publicada del coste de la transferencia está regionalizada. En Madrid es donde hay más competencia y, por tanto, resulta más barata la operación. En provincias pequeñas es donde existe menos la competencia y, en consecuencia, es más cara. Por enviar una remesa de 150 euros de Lugo a Rumania, Western Union cobra, por ejemplo, 4,5 euros más que si el mismo giro se efectúa desde Madrid.

Si España es el "paraíso de las remesas", como lo describe un operador, es porque hay nada menos que 61 empresas remesadoras registradas (50 en Madrid, 6 en Cataluña, 3 en Andalucía, 1 en Galicia y 1 en Canarias). En Francia sólo hay 4; en Alemania, 30, y en Italia, 32.

Las remesadoras instaladas en territorio español disponen de 23.458 locutorios, una cifra sólo superada por EE UU, (24.001 locales), un país cuya población casi multiplica por siete a la española y con 36 millones de inmigrantes legales, nueve veces más que España.

EE UU es el primer país del mundo en envío de remesas, según el Banco Mundial (45.643 millones de dólares en 2007), pero España figura en un honroso quinto puesto (14.728 millones en 2007) que la sitúa a la cabeza de la Unión Europea.

En realidad, si no fuera por la excesiva apreciación del rublo hace dos años -en 2008 se devualó con fuerza-, España debería ocupar el cuarto puesto de la clasificación mundial, sólo precedida por EE UU, Suiza y Arabia Saudí. -

Inmigrantes ecuatorianas, en un centro de envío de dinero a su país, en Madrid.
Inmigrantes ecuatorianas, en un centro de envío de dinero a su país, en Madrid.CRISTÓBAL MANUEL

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 14 de febrero de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Escaparate

Lo más visto en...

Top 50