El obispo de Lleida pide a Cultura que le deje devolver las obras sacras

El obispo de Lleida, Joan Piris, ha solicitado al Departamento de Cultura autorización para entregar a la diócesis aragonesa de Barbastro-Monzón el centenar de obras de arte sacro que reclama como suyas desde hace más de una década. Una docena de las piezas en litigio se exponen en el Museo de Lleida y todas ellas forman parte de una colección catalogada por la Generalitat como Bien del Patrimonio Catalán. En consecuencia, para poder realizar la devolución se tendría que contar con el consentimiento de Cultura.

Piris ha realizado esta petición por carta al consejero de Cultura, Joan Manuel Tresserras, para poder dar cumplimiento al decreto del Vaticano que le obliga a entregar las obras a Aragón y a los sucesivos requerimientos realizados por el nuncio de la Santa Sede. Esta cuestión será tratada por los cinco miembros del consorcio institucional del museo leridano en la reunión plenaria convocada para hoy, la primera a la que asistirá Piris desde su nombramiento, el pasado mes de septiembre.

Decisión del consorcio

"Hemos recibido la carta y esperamos a que el obispo realice la misma petición y las mismas reflexiones en el consorcio para pronunciarnos", indicó ayer un portavoz del Departamento de Cultura.

El conflicto entre los dos obispados se inició en 1995 con la segregación de 111 parroquias que históricamente habían pertenecido a la diócesis de Lleida y que por decreto vaticano pasaron a depender de la diócesis aragonesa. Todas las resoluciones dictadas desde entonces por los tribunales eclesiásticos han sido favorables a Barbastro-Monzón. En 2005, el entonces obispo leridano, Francesc Xavier Ciuraneta, pidió permiso al consorcio para devolver las obras, pero la Generalitat se lo denegó aduciendo que las obras están catalogadas. En julio de 2008, Xavier Salinas, antecesor de Piris, selló en presencia del nuncio un pacto con el obispo de Barbastro-Monzón, Alfonso Milián, en el que se comprometió a entregar las piezas en un plazo de 30 días, que no se cumplió.La resolución del conflicto se complicó cuando la entidad Amics del Museu de Lleida presentó una demanda civil. La magistrada encargada del caso ha suspendido la audiencia previa fijada para hoy en Lleida al estar pendientes de resolución varios recursos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0011, 11 de febrero de 2009.

Lo más visto en...

Top 50