Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Beckham quiere seguir en Milán, Victoria no

El futbolista desafía a su esposa tras recibir una oferta del club italiano

David Beckham ha conseguido recuperar un hueco entre el fútbol de élite en el Milan, al que llegó con un contrato para unos meses, cedido por Los Ángeles Galaxy. El futbolista británico ha recuperado la forma, marca goles y su entrenador, Ancelotti, ha pedido al club, propiedad de Silvio Berlusconi, que le fiche por más tiempo. Beckham ha recibido la oferta encantado. Pero Beckham se ha encontrado con un problema: Victoria.

Su mujer no quiere vivir en Milán, según la prensa italiana y la inglesa. Dice que es una ciudad contaminada. Ni las lujosas tiendas de moda parecen retenerla. En cuanto puede regresa a Los Ángeles, donde estudian sus tres niños y donde ella intenta hacerse un hueco en Hollywood. Aceptó una separación temporal de David para que él jugara en el Milan pero no está dispuesta a dejar California.

Además de llevar muchos años casados y de tener tres hijos, los Beckham forman una sociedad muy rentable, manejada por el padre de Victoria, que se encarga de lograrles contratos millonarios y de poner paz en la pareja cuando surgen diferencias. De nuevo su papel será clave en esta crisis de un matrimonio que es además un negocio rentable.

El futbolista debe volver a Los Ángeles el 9 de marzo. Al ser preguntado por la prensa deportiva, Beckham ha declarado enigmáticamente: "Ya veremos". Quien le conoce bien asegura que David lo que persigue es jugar al fútbol y no el glamour, como su mujer.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de enero de 2009