Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:PERE PINYOL | Nuevo director del Price

"Sólo el 60% de la programación estará dedicado al circo"

Todo lo que sabe de circo lo ha aprendido a través de sus trabajos como representante de compañías y organizador de eventos en las empresas en las que ha trabajado. La última -de la que es desde hace dos años director general en Madrid-, la compañía catalana Focus, con la que organizó para el Ayuntamiento los festejos del bicentenario del 2 de Mayo (6 Goyas 6). Pero Pere Pinyol (Barcelona, 1952) se define a sí mismo como "un hombre de teatro", ha sido coordinador de las tres últimas galas de los premios Max (y lo será de la próxima) y director artístico del Fórum de las Culturas de Barcelona en 2004. Ahora, tras la polémica destitución de Tato Cabal (director gerente) y de Joan Montanyès, Monti (director artístico), llega al Teatro Circo Price pisando fuerte y poniendo el acento en la primera palabra de este espacio: teatro.

Pregunta. ¿Cómo surgió la idea de dirigir este espacio?

Respuesta. Fue en conversaciones. Me lo sugirieron, lo maduré un poco y me pareció un caramelo. No lo habría aceptado si me hubiera tenido que ir mal de Focus, con quien seguiré colaborando en el diseño de grandes eventos.

P. ¿Qué conocimiento tiene usted del mundo del circo?

R. Incluí una programación de circo en el Fórum de Barcelona, pienso que muy potente e interesante, y luego seguí programando en el Festival Grec de Barcelona

[que tiene como epicentro el teatro del mismo nombre]. Además, dirigí una agencia en Cataluña que llevaba muchas compañías de circo con las que nació el llamado "circo contemporáneo".

P. ¿Cómo va a ser esta segunda etapa del Price, tras la destitución de Tato Cabal y Joan Montanyès?

R. El 60% de la programación estará dedicado al circo, y un 40%, a teatro visual, danza, conciertos... Hay espectáculos de alta calidad que no encuentran hueco en Madrid, y el Circo Price, como espacio municipal, debería hacérselo. Habrá que empezar por mejorar la sonoridad para poder tener una programación continuada de música.

P. ¿Clásica?

R. Para nada. Madrid ya tiene ese ámbito cubierto. Precisamente, para que pueda sonar bien una banda de rock, habrá que hacer pequeños retoques.

P. ¿Ha hablado usted con las asociaciones de circo?

R. Todavía no, pero será lo primero que haga.

P. Se lo digo porque no le conocen ni en la Unión de Profesionales del Circo ni en la Federación Española de Escuelas de Circo.

R. Aquí no me conocen; en Cataluña, todo lo contrario.

P. El circo está hecho de familias, y eso es complicado.

R. Sí, pero no pretendo contentar a las familias, sino programar espectáculos para el público madrileño y el que pase por Madrid. El debate de circo contemporáneo frente a circo tradicional no tiene sentido, hay espectáculos buenos o malos; eso es todo.

P. ¿Qué pretende que sea el Circo Price? ¿Cómo gestionará dos millones de presupuesto anual?

R. Quiero que sea un espacio al que puedan venir espectáculos de todo el mundo, para lo cual hace falta una buena difusión. Un lugar con alma, en el que se puedan hacer coproducciones y establecer una red para que los espectáculos giren por el circuito europeo y sea rentable.

P. ¿Cambiará al equipo?

R. Pretendo que todo el mundo reme en la misma dirección. No soporto los malos rollos. Tendré que hacer algunas incorporaciones de gente de mi equipo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de enero de 2009