Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Ida de los octavos de final de la Copa del Rey

"Ya no corremos los 11"

La falta de "actitud" y de "personalidad", según Maxi, condena al Atlético en los partidos ante los grandes

La cuesta de enero se le atragantó hace un año al Atlético. En la Liga, el cuadro de Javier Aguirre dilapidó sus opciones al caer con el Valencia y el Madrid. En la Copa, el conjunto de Ronald Koeman, a la postre campeón, le eliminó en cuartos de final. La historia parece repetirse. El equipo rojiblanco ha perdido este curso cinco de los seis compromisos contra rivales directos. La igualada a cuatro goles con el Villarreal empieza a cobrar la forma de mito. "No hay una explicación lógica para lo que nos sucede", reconoce el entrenador mexicano. "Contra el Barça había como miedo, justo cuando estos partidos se ganan con oficio, lucha y entrega", se sinceró Maxi. "Siempre empezamos con lagunas en la concentración. Los despistes nos han costado muy caro, pero no les ponemos remedio", resumen en el vestuario.

Los números de Aguirre en el banquillo del Atlético contra la aristocracia de la Liga son demoledores: descontando los encuentros de Copa, suma dos empates y tres derrotas ante el Madrid; tres derrotas, una victoria y un empate con el Barça y cuatro fracasos frente a un triunfo con el Valencia. El técnico tan sólo sale mejor parado en sus duelos con el Sevilla (tres victorias y dos derrotas) y el Villarreal (dos triunfos, dos fracasos y un empate). Es decir, sólo ha ganado dos partidos de los 15 disputados frente a Madrid, Barça y Valencia. Eso sí, le comió la moral al Atlético al frente de Osasuna: seis triunfos, un empate y una derrota. "El equipo no tiene término medio y tan pronto te enamora como te desespera", apunta un directivo del Atlético. Los jerarcas del Calderón reclaman "tranquilidad" y consideran que Aguirre, "tiene asegurado su contrato hasta el 30 de junio", pero reconocen que cometió un fallo garrafal ante el Barça: "Colocó a Pernía, que se había entrenado fuerte por la mañana pensando en el partido con el Athletic del domingo. Y claro, Messi y Alves le volvieron loco. No estaba fresco". "Quizás debería haber realojado a Perea en el lateral y haber incluido a Ujfalusi en el once inicial", reconoce el preparador, que se plantea concentrar a la plantilla en los partidos importantes. "Así habríamos sabido que Antonio López tenía faringitis la noche antes de medirnos al Barça", afirman en el Manzanares. Pablo y Sinama fueron ayer baja también por faringitis.

Maxi analizó la entrada en barrena del equipo. "Ante el Barça nos ha faltado personalidad en cada jugada", disparó. "El compromiso no ha variado un ápice, pero sí la actitud en cada pelota. Antes corríamos los 11 y todos estábamos implicados, y en estos dos partidos no fue así", insistió el capitán. "No se refiere a nadie en concreto", observa un compañero.

El que no anda fino es Heintinga. El central no es el mismo desde sus lesiones de rodilla a principios de temporada. Expulsado ante el Barça, volvió al ojo del huracán con dos penaltis a Messi (sólo uno pitado) que recordaron su acción en el minuto 95 con el Madrid. Heitinga se perderá los dos próximos partidos, ante el Athletic y el miércoles en el Camp Nou, por sanción. "Vino con el cartel de futbolista contrastado, pero las cosas no están saliendo como pensábamos", reconocen en el Atlético.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de enero de 2009