Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Regalo de Navidad

Iniesta recibe el alta médica tras siete semanas y reaparecerá con el Barça ante el Mallorca

En el mercado de invierno, el Madrid, agobiado por su clasificación -es el quinto, a 12 puntos del líder, el Barcelona-, ficha a Huntelaar y Lassana Diarra. Mientras tanto, en el Camp Nou, Pep Guardiola recibió ayer un regalo de Navidad: Iniesta está de vuelta con el alta médica una vez recuperado de la rotura del séptum intramuscular del recto anterior del muslo derecho que sufrió el 4 de noviembre, en la Champions, contra el Basilea. "Estará al menos seis semanas de baja", dijo aquella noche el doctor Ricard Pruna. Cundió el pánico en el Camp Nou.

Iniesta estaba en un momento de forma excepcional cuando se rompió "el músculo del chut", según explicó el médico del equipo. Por su polivalencia, a Guardiola le había sacado de más de un problema porque pudo usarle como extremo o volante dependiendo de las necesidades. Iniesta jugaba siempre y siempre bien.

"Disfrutamos con él porque nos da mucho y es un espectáculo", destaca Puyol

Titular en 14 de los 16 partidos que se llevaban disputados -tan sólo se quedó en el banquillo en el campo del Basilea y no fue convocado para la ida de la Copa del Rey en Benidorm-, había marcado dos goles y generado muchos más. Su estado de forma era espectacular, hasta el punto de que, jugando con la selección española, marcó un gol en Bélgica que elogió el mismísimo Pelé.

"No me sirve de nada quejarme. Debo estar tranquilo y recuperarme bien. Ahora, eso es lo más importante", aseguró Iniesta. Sus compañeros parecían más afectados que él. Cariacontecido, Xavi resumió el sentir de la plantilla: "Es lo peor que nos podía pasar. Por cómo es y cómo juega, Iniesta es insustituible en este equipo".

"Sobreviviremos sin Iniesta", dijo Guardiola pese a ser muy consciente de que debía afrontar un problema de difícil solución. El tiempo dio la razón al entrenador. Con Iniesta en el campo, el Barça acumuló 12 victorias y dos derrotas en los 16 partidos disputados, marcó 45 goles (2,8 por partido) y recibió 12 (0,75). En la Liga, era el líder, con 22 puntos, uno más que el Villarreal, segundo.

Sin el 8, el Barça también tuvo recursos suficientes para seguir ganando. Desde el 4 de noviembre, ha disputado diez partidos, ganando ocho y manteniendo la media de 2,8 goles marcados por partido (28) y de 0,7 recibidos (siete). Ahora sigue al frente de la Liga y ya saca 10 puntos al Sevilla. Pero, pese a todo, la añoranza siempre ha estado presente en el vestuario y la grada.

"A Iniesta se le echa de menos porque es uno de los mejores del mundo. Andrés siempre da la cara", dijo Puyol. "Será un refuerzo importante", reconoció el capitán azulgrana, que destacó lo mucho que aporta al juego del equipo. "Siempre quiere la pelota. Es polivalente, decisivo en el uno contra uno, da salida para el pase... Nos da mucho. Es un espectáculo. Disfrutas viéndole jugar incluso cuando estás a su lado en el campo", explicó al término del primer entrenamiento tras las vacaciones navideñas. Como estaba previsto, faltaron Alves, Keita, Messi, Cáceres, Milito y Eto'o, con permiso hasta el próximo viernes, y Touré, que sufre faringitis.

Pero estaba Andresito. "Me alegro de verle recuperado. Ha trabajado muchísimo", dijo Puyol. No miente. Junto a Emili Ricart, recuperador del primer equipo, Iniesta se ha esforzado a conciencia en el gimnasio, en el monte de La Mola, en Terrassa, y hasta en la playa de Maspalomas porque se llevó deberes a sus vacaciones navideñas. "Está listo", dicen los médicos. Así que su vuelta le sabe al Barça a regalo navideño.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 30 de diciembre de 2008