Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Triunfa en YouTube el hermano 'chino' de Obama

Mark Ndesandjo estudia mandarín y da clases de piano

Cuando Barack Obama ganó las elecciones presidenciales de Estados Unidos, los ciudadanos chinos mostraron su satisfacción en los foros de Internet por la victoria de su candidato preferido. Pero lo que no sabían muchos de sus seguidores asiáticos es que existía una razón adicional para que prefirieran al candidato demócrata. Un hermanastro de Obama, llamado Mark Ndesandjo, ha vivido en el sur de China los últimos seis años, donde ha estudiado mandarín y ha dado clases de piano en un orfanato de la ciudad de Shenzhen, colindante con Hong Kong, según la prensa estadounidense y la local. Ndesandjo tiene una firma (Worldnexus) dedicada a la creación de sitios de Internet para compañías locales que buscan clientes extranjeros. Mark Ndesandjo es hijo del padre de Obama y de su tercera esposa, Ruth Nidesand. El matrimonio tuvo otro hijo, David, que falleció en un accidente. Mark lleva el apellido del siguiente marido de Ruth.

La existencia de la conexión asiática de Obama ha llegado a YouTube, donde es posible ver al pariente del presidente electo en un vídeo de una emisora de televisión del sur de China. En una de las imágenes, Mark, que tiene un gran parecido con el líder estadounidense, aplaude a una de las estudiantes de piano. En otra, exhibe sus habilidades con el pincel y la tinta china en el arte de la caligrafía. Dos actividades, que, con seguridad, le han granjeado la simpatía de muchos chinos. En otras fotos publicadas por los medios locales, se le ve con una gorra de béisbol azul, orientada hacia atrás, y gafas oscuras mientras hace una foto.

Los dos hermanos no parecen, sin embargo, estar muy cercanos. Ndesandjo, que tiene un máster en Física de la Universidad de Stanford, no comparte con Obama la pasión por su origen africano. Mark, según cuenta Obama en un libro, aseguró una vez que Kenia no era "más que otro país africano pobre", al cual no se sentía unido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de diciembre de 2008