Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Joan Baptista Humet, voz de la 'nova cançó'

Compartió escenario con Joan Manuel Serrat y Lluís Llach

Joan Baptista Humet falleció el pasado domingo en su domicilio de Barcelona tras más de año y medio de lucha contra un cáncer de estómago. El cantautor valenciano había conseguido sus mayores éxitos cantando tanto en catalán como en castellano en la década de los setenta, una época en la que el bilingüismo y el cambio de idioma no eran ni frecuentes ni bien aceptados.

Joan Baptista Humet había nacido el 4 de enero de 1950 en Navarrés (Valencia), donde mañana será enterrado. De niño se trasladó con su familia a Terrassa (Barcelona) y fue en esa ciudad donde comenzó su carrera musical al amparo de la entonces denominada nova cançó. Humet debutó como cantautor a los 18 años en un teatro egarense compartiendo escenario con su admirado Joan Manuel Serrat e inmediatamente después comenzó a actuar por toda Cataluña como telonero de Lluís Llach. Ya en ese momento una de sus primeras canciones, Gemma, se convirtió en un éxito importante y todavía hoy es uno de los temas que más se asocian a su recuerdo. Gemma es una muestra indiscutible de la profunda sensibilidad de Humet al hablar con ternura de su hermana menor enferma de poliomielitis.

En 1974 Joan Baptista Humet grabó su primer elepé en catalán, Fulls, al que habían precedido tres discos sencillos, uno de ellos conteniendo la mencionada Gemma. Tres años después se abrió paso sin miedo a través de la polémica del bilingüismo y publicó su primer disco en castellano, Diálogos. Joan Baptista Humet fue uno de los pocos (Serrat, La Trinca, Sisa...) que supo evitar las consecuencias de esa polémica consiguiendo éxitos en ambos idiomas y alternando sus grabaciones en catalán y castellano.

La carrera discográfica de Joan Baptista Humet no fue muy amplia (cinco elepés en castellano y dos en catalán entre 1973 y 1984 a los que podríamos añadir el realizado sobre el musical La granja animal que representó en 1976) pero, en cambio, dejó para el recuerdo un puñado de canciones de gran belleza ajenas a las modas o estilos mucho más politizados que marcaba la transición.

Sin tapujos

De esos años proceden canciones tan recordadas como Que no soy yo, Terciopelo, Sólo soy un ser humano o Clara, en la que hablaba sin tapujos de las drogas. Algunas fueron también muy populares en algunos países suramericanos por los que realizó diferentes y exitosas giras.

A mediados de los ochenta Humet abandonó los escenarios para montar una empresa ajena al mundo de la música. Un retiro que rompió hace cuatro años cuando editó en su propio sello (Validance, creado para la ocasión) el CD Sólo bajé a comprar tabaco, que, a pesar de contar con la complicidad de Joaquín Sabina, pasó sin pena ni gloria y no le permitió regresar a los escenarios.

Hace unas semanas toda la profesión musical quedó conmovida cuando se hizo público el avanzado estado de la dolencia del cantautor. El próximo 16 de diciembre en el Teatre Nacional de Catalunya muchos de sus compañeros (Marina Rossell, Joan Manuel Serrat, Lluís Llach, Ana Belén, Pegasus, Jaume Sisa, Víctor Manuel y Maria del Mar Bonet, entre otros) habían previsto rendirle un homenaje en vida. A pesar de su fallecimiento el concierto se realizará tal como estaba previsto destinándose la recaudación a la familia de Humet.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de diciembre de 2008