Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:13ª jornada de Liga

"El resultado me ha parecido corto"

Schuster confiesa que esta vez no le duele la derrota porque la superioridad del Getafe fue absoluta

Bernd Schuster es un hombre que expresa muy bien sus sensaciones. Tiene genio y no es capaz de administrarlo. Gane o pierda, siempre se pica por algo. Siempre hay algo que le cabrea. A veces lo expresa con un silencio prolongado, otras con una broma de más o menos gusto, otras con una sonrisa irónica y en algunos casos también con una respuesta fuera de tono o culpando a los demás. Eso, al menos, había sido hasta ahora. Anoche, el técnico del Madrid compareció en la sala de prensa del Alfonso Pérez con cara de resignación. El alemán está totalmente resignado. Este Madrid ya no le motiva. Es como si hubiese bajado los brazos y no tuviese ya motivos para levantarlos. "Es una derrota que no duele. No puede doler porque se ha visto desde el primer momento que iba a ser muy difícil ganar. En ningún momento hemos tenido la sensación de que íbamos a poder remontar", aseguró. "¿Quiere decir que esperaba perder?", le preguntaron. "Si a los dos minutos ya estás perdiendo por 1-0 y a los dos minutos de la segunda parte te pasa lo mismo, pues...", no terminó.

Víctor Muñoz: "Hemos jugado con sentido. Sabíamos lo que teníamos que hacer"

Incluso, y por primera vez desde que está sentado en el banquillo del Madrid, Schuster reconoció la superioridad de un rival: "En ninguna parte hemos tenido las ideas claras. El Getafe fue superior, ha hecho un partido espectacular y, es más, el resultado hasta me ha parecido corto". No había ninguna ironía en su comentario. Más bien, algo parecido a una rendición. En vez de reaccionar, pegar un puñetazo en la mesa o patear el banquillo, Schuster se deja arrastrar hacia abajo por el equipo. A medida que van empeorando las cosas, él se calla, se esconde y se deja engullir.

Si tuviera una libreta negra para apuntar las cosas negativas, quizás, a estas alturas, habría escrito una enciclopedia. Anoche, por lo pronto, la defensa mostró su peor versión. Concedió dos de los tres tantos en los dos primeros minutos de la primera y de la segunda parte. Un detalle que denota falta de concentración. La misma que está sufriendo Casillas, al que casi le da pánico tomar cualquier tipo de decisión, ya sea quedarse entre los tres palos o salir. Y eso que Schuster le había pedido "unas paradas brillantes". Lo único que, según el técnico madridista, faltaba para rematar los dos partidos seguidos (Recreativo y BATE) sin recibir un gol. Fue un espejismo. Ocho de los 20 goles sufridos por el conjunto blanco en lo que va de Liga (ayer sumó el séptimo y el octavo) han venido por jugadas por su banda derecha. Un récord que no tiene ningún otro equipo.

Además, al alemán se le lesionaron otros tres jugadores. Sneijder y Miguel Torres tuvieron que ser sustituidos en la primera mitad y sufren un pinchazo en la cara posterior del muslo derecho e izquierdo respectivamente. Pepe también figuró en el parte médico al final del encuentro por una contractura en el cuádriceps de la pierna izquierda. Son ya 24 las lesiones que suma la plantilla, 16 de ellas musculares. Al igual que la derrota, Schuster las ha aceptado con resignación: "No podemos hacer nada. Estamos en una racha que no es normal, pero son cosas del fútbol que tenemos que aceptar".

El Getafe sólo había derrotado en casa al Valladolid, Víctor Muñoz nunca había ganado al Madrid y su equipo nunca había vencido esta temporada con dos goles de diferencia en el marcador. "Es un premio al esfuerzo y al trabajo del día a día. Hemos jugado con mucho sentido. Sabíamos lo que teníamos que hacer. Me quedo con los goles de gran calidad que hemos marcado", comentó el feliz técnico azulón.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 30 de noviembre de 2008