Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:ARTE

UNA CRONOLOGÍA DEL 'SKATE ART'

El arte asociado al monopatín pasó de ilustrar humildes tablas en los setenta a exhibirse en galerías cool en los noventa. Una exposición explora el lado arty de esta disciplina fundamental de la cultura urbana.

"ES un grupo de personas que crean arte en los márgenes de la corriente principal. Yo no los llamaría intrusos porque han creado su propio sistema para sobrevivir. Son... inadaptados que crean belleza". Así define Christian Strike a los artistas que conforman Beautiful Losers, exposición que ha comisariado junto a Aaron Rose y que, por fin, llega hoy a La Casa Encendida (Madrid). Centrada en el difuso concepto de "arte urbano", revela cómo el skate art pasó de decorar monopatines a colgar en las paredes de las galerías de arte en los noventa.

1972 En la calle principal del barrio de Dogtown (Venice, California) se inaugura Jeff Ho & Zephyr Surfboards, la tienda de surf y monopatines que da lugar al nacimiento de los Z-Boys, pioneros del skateboarding. Uno de sus componentes, Wes Humpston, diseña los primeros gráficos para tablas. Otro de ellos, Craig R. Sheik III, es el primero en documentar fotográficamente esta escena primigenia.

1974 El artista gráfico Jim Phillips entra como director creativo en Santa Cruz, compañía californiana especializada en productos para patinaje y surf. Con experiencia en el grafismo para surf y bandas de rock, el diseñador concibe un vocabulario visual que pronto trasciende a la marca. Su visión era inflamada, luminosa, inequívocamente californiana: esquematizaba como nunca antes la esencia de un pro-skater.

1978 El punk y el hardcore se apoderan del underground en Estados Unidos. George Powell, un ex estudiante de ingeniería de Stanford que lleva tiempo diseñando sus propias tablas y ruedas —a las que llama Bones por su color hueso—, se las ofrece a un reputado skater, Stacey Peralta, para probarlas. Deciden aliarse para fundar la emblemática marca Powell Peralta. Al año, idean la Bones Brigade, una selección de los mejores profesionales del deporte de la época: Tony Hawk, Steve Caballero, Ray Barbee, Lance Mountain...

Entra en escena Vernon Courtlandt John¬son (VCJ), que crea el colchón gráfico de la compañía. A todo buen aficionado al skate se le erizará el vello al recordar las tablas que diseñó para el skater Mike McGill en los primeros ochenta. "A pesar de tener un montón de gráficos con conceptos muy rudimentarios —dragones, calaveras, espadas y serpientes—, sus diseños conseguían trascender su trivialidad inherente para convertirse en simples y poderosos iconos. Muchas compañías utilizaron una temática similar para sus ilustraciones —que resultaban bastante divertidas, con su estilo de calaveras, sangre y gore—, pero todas ellas palidecían ante el atractivo de las imágenes Powell", recuerda Sean Cliver, autor del libro Disposable: a history of skateboard art. El gran hallazgo de VCJ: conquistar la cultura pop abrazando temas como la rebeldía o la diferencia sin intelectualizarlos, apelando a la intuición. [En la España de principios de los noventa, curiosamente, las camisetas de Powell Peralta ilustradas por VCJ conformaron parte de la indumentaria de la ruta del bakalao].

1981 Las grabaciones de Stacey Peralta inmortalizando las hazañas de la Bones Brigade se convierten en el Ciudadano Kane de los vídeos de skate. Mientras, Kevin Thatcher funda la revista que se erige en cantera de nuevos talentos: Thrasher magazine. Crea en sus páginas The Skateboard Hall of Fame, en el que se reconoce a los patinadores más influyentes e innovadores de la historia de esta subcultura (que rápidamente empieza a despojarse del prefijo).

1985 Jim Phillips recibe el encargo de ilustrar una nueva línea de ruedas para Santa Cruz. Diseña la Screaming hand, una mano azul amputada con una boca gritando desde la palma, y hace historia. Es la síntesis del mejor estilo Phillips: cómics Marvel, sentido del humor, rabia adolescente, California. Se convierte en uno de los logos más icónicos del deporte, y muy probablemente en el más tatuado. Quizá la falta de tormento que se desprende de la lectura superficial de sus trabajos le restara a Phillips adhesiones entre las nuevas generaciones, pero nadie discute su influencia seminal.

1987 La compañía Zorlac pone a la venta la primera de una serie de tablas dedicadas a la banda Metallica. El autor es Pushead, seudónimo de Brian Schroeder, primer artista gráfico en fusionar la cultura del patín con el imaginario del heavy metal. Sus colaboraciones con los autores de Master of Puppets —y también con otros grupos como Misfits y Dr. Octagon— alcanzan el estatus de iconos pop y él pronto se convierte en una suerte de hombre renacentista del skate art: escribe artículos, diseña portadas de discos y camisetas y funda sus propios sellos de música, Pusmort y Bacteria Sour.

1991 Stacey Peralta abandona Powell Peralta, dejando la compañía en una situación crítica. El patinaje entendido de una manera ortodoxa empieza a perder popularidad, cediendo terreno al street-style, que consiste en sustituir las rampas half pipe y los skate parks por decorados urbanos. Los trucos adquiridos del freestyle —un estilo que antepone el aspecto coreográfico a la técnica y que surgió a finales de los ochenta de la mano de jóvenes skaters como Franky Hill— se convierten en la tendencia dominante.

1992 En pleno periodo de transición de la cultura skate, el ahora cineasta, escritor y comisario de arte Aaron Rose abre en el Lower East Side neoyorquino la Alleged Gallery. Un año después, su primera exposición, Minimal trix, an exhibition of skateboard art, ampliará para siempre el concepto de skate art, sacándolo de su autocomplaciencia y forzando su traslado al circuito de arte underground.

"Yo nunca pretendí ser un comisario de arte", ha comentado Rose, "no tenía ningún tipo de experiencia en ese mundo. Fue todo muy inocente. Me puse en contacto con Spike Jonze [director de Cómo ser John Malkovich o El ladrón de orquídeas], fotógrafo de skate emergente en esa época, y éste a su vez me puso en contacto con Andy Jenkins [creativo de la marca Girl Skateboards], que a través de fax me envió una lista de artistas del mundo del skateboard. Esa lista fue una mina de oro para mi carrera. De hecho, la gran mayoría de ellos están ahora incluidos en Beautiful Losers".

Mark Gonzales, alias Gonz, patinador profesional de fama mundial, empieza a forjarse una carrera como artista. Se entera de la exposición de Rose y le faxea sus dibujos y eslóganes con faltas de ortografía. Pronto se convertirían en seña de identidad de su estilo.

El informalismo con el que se exhiben las obras en Alleged marca un nuevo patrón a seguir por galerías alternativas de medio mundo: fotos pegadas directamente en las paredes, tablas de skate por los suelos, hojas de fax enviadas por Gonzales colgadas por alambres...

La programación de artistas nuevos que idea Rose para su galería —entre los que se encuentran los futuros directores de cine Harmony Korine y Mike Mills o los artístas gráficos Geoff McFetridge y Barry McGee— acercan el skate art a temáticas hasta entonces ajenas: política, dinero, sexo, moda...

El soporte deja de ser exclusivamente la tabla de skate. Todo vale: película, fotografía, portadas de discos, collage...Inevitablemente, aflora el diálogo entre alta y baja cultura. McFetridge, que ha colaborado con Nike o los Beastie Boys, confirma que la endogamia empieza a ser cosa del pasado y que el abanico inspiracional es ya universal: "Mis referentes eran, y todavía son, Saul Steinberg, Claus Oldenberg, Rene Magritte y Pablo Picasso... Tíos bien vestidos".

1999 Sofia Coppola descubre en Alleged la obra de McFetridge y le encarga los coquetos títulos de crédito de su ópera prima, Las vírgenes suicidas. La galería ya es un punto de encuentro para las élites underground: por ahí se dejan ver a menudo el cineasta queer Bruce LaBruce, el líder de Sonic Youth, Thurston Moore, o un adolescente Ryan McGinley antes de convertirse en fotógrafo-estrella. La influencia de Alleged crea una onda expansiva que se deja sentir en todo el mundo. Rose abre este mismo año una franquicia de su galería en Tokio. "Fue un momento cumbre para el skate art", recuerda McFetridge, "conectó el arte con este deporte. Ahora las cosas han cambiado. Ya no existen más exposiciones de este tipo".

2002 Rose cierra las puertas de su galería en 2002 y se muda a Los Ángeles. El libro Young, Sleek, and Full of Hell pregunta a varios artistas qué simbolizó para ellos la "era Alleged". La respuesta de Mike Mills —skater reciclado en director de cine (y ganador del premio especial del jurado en Sundance por Thumbsucker)— resume como pocas la filosofía de una época: "Fue el único momento de mi vida, quitando aquél en el que era un adolescente skater, en el que salí por ahí en pandilla. Las pandillas me sacan de quicio".

2007 Aaron Rose y Christian Strike crean la exposición itinerante Beautiful Losers, que llega hoy a Madrid.

Beautiful Losers. En La Casa Encencida (Madrid) hasta el 4 de enero de 2009. www.lacasaencendida.es

LAS INFINITAS POSIBILIDADES DE UNA TABLA CON CUATRO RUEDAS

Un breve repaso a algunos de los mejores artistas y obras que han dado 35 años de skate art.

MY RULES

Es el primer photozine de la historia. Creado en 1982 por el fotógrafo Glen E. Friedman, es un documento único de los iconos de la escena punk y hardcore estadounidense del momento (Black Flag, Minor Threat, Germs, Bad Brains...) y un repaso a un estilo imitadísimo a través de 52 rabiosas páginas.

BAN THIS

Un clásico. Es el sexto de los vídeos (ahora en DVD) de la Bones Brigade de Powell Peralta. Y el mejor. No sólo es imprescindible para entender los trucos clásicos del patín, sino que supuso la creación del lenguaje básico de este subgénero audiovisual. Más tarde llegaría gente como Spike Jonze para subvertirlo.

TEENAGE LUST

Editado en 1983, este libro es, junto a Tulsa, el gran clásico del polémico fotógrafo/cienasta Larry Clark (director de Kids, Bully o Ken Park) y un retrato descarnado de su adolescencia. Su influencia en el subgénero se considera capital. Una anécdota: para la primera exposición de Ed Templeton en la Alleged Gallery, el patinador y artista californiano, pensando que Larry Clark estaba muerto, robó una foto de este libro y la usó de carátula en un vídeo de skate. Evidentemente, el propio Clark lo descubrió al presentarse en la galería para ver la exposición.

YOUNG, SLEEK

AND FULL OF HELL

Compilado por Aaron Rose, este libro resume los fascinantes 10 años de la galería neoyorquina Alleged. Un testimonio único de una época dorada para el skate art.

PERFORMANCE MARK GONZALES / CHERYLL DUNN

Mark Gonzales, skater profesional y artista, dio un paso más allá en 1998. En el Stadtisches Museum de Mönchengladbach, Alemania, hizo una performance que consistía en patinar entre la colección permanente del museo. Mientras, el acto era registrado por la cámara de la también artista Cheryl Dunn. Una acción que no sólo catapultó a Gonzales a un nivel artístico superior al del resto de sus contemporáneos, sino que obligaba a incluir el monopatín en la historia del performance art y a contemplarlo desde una óptica radicalmente distinta.

PATRICK O'DELL

Podría decirse que este fotógrafo de Misuri es el presente del skate art. Desde su blog Epiclylater'd (www.epiclylaterd.com) documenta el quién es quién de la escena skate actual y el ambiente artístico underground F. P.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de noviembre de 2008

Más información