Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:

El TAU hunde al Madrid

El conjunto de Plaza sufre su tercera derrota consecutiva

El triunfo del TAU frente al Real Madrid se vio empañado por la pelea que se produjo al final del encuentro en el túnel de vestuarios y que a punto estuvo de contagiarse a la grada. Cuando el equipo local se retiraba tras saludar al público se organizó un altercado con los jugadores madridistas que previamente ya habían dejado la cancha. El altercado tuvo su origen en un rifirrafe en los últimos compases del partido en el que se vieron involucrados el baskonista Mirza Teletovic y el madridista Axel Hervelle, que recibió un cabezazo aparentemente involuntario del primero.

Fue el triste epílogo a un encuentro en el que el TAU tuvo que sufrir otra vez para anotarse un triunfo que había encarrilado con comodidad por su dificultad para encarar las defensas zonales. El Real Madrid, que perdía por 16 puntos en el último cuarto, sacó las uñas. Hasta que emergió la figura de Teletovic para lo bueno y para lo malo. Aseguró la victoria de su equipo, labrada durante el tercer tiempo, con triples estratosféricos.

TAU CERÁMICA 91 - REAL MADRID 81

Tau Cerámica: Prigioni (15), Rakocevic (26), Mickeal (4), McDonald (4) y Splitter (10) -equipo inicial-; San Emeterio (9), Sergi Vidal (2), Shakur (3), Barac (5) y Teletovic (13).

Real Madrid: Pepe Sánchez (0), Bullock (22), Hosley (6), Massey (8) y Reyes (20); Llull (2), Mumbrú (12), Papadopoulos (2), Raúl López (7) y Hervelle (2).

Árbitros: Arteaga, Conde y Jiménez. Excluyeron por personales a Splitter (m. 37) y Mumbrú (m. 40).

9.700 espectadores en el Buesa Arena.

1º CUARTO - 15-13

2º CUARTO - 25-22

3º CUARTO - 30-18

4º CUARTO - 21-28

Navarro lanza al Barça

El Regal Barcelona remató una excelente semana al vencer, eso sí, con muchos apuros en el feudo del Alta Gestión Fuenlabrada, al que sólo un bloqueo ofensivo que duró seis minutos en el último cuarto del partido le impidió luchar por la victoria hasta el último suspiro. Los locales salieron muy decididos desde el salto inicial, de ahí el 8-0 de parcial que le endosaron a su rivales en un abrir y cerrar de ojos. Pero la aparición del escolta internacional Juan Carlos Navarro desmontó cualquier argumento a favor de las posibilidades locales. También en un abrir y cerrar de ojos, con ocho puntos seguidos de Navarro, los visitantes alcanzaron su primera ventaja (13-14, minuto 8). Es más, el arreón del equipo dirigido desde el banquillo por Xavier Pascual les dio para concluir los primeros diez minutos con cuatro puntos por encima del equipo madrileño (17-21).

Al inicio del segundo cuarto un 2-12 de parcial colocó al Barça con una apreciable diferencia a su favor (19-33, minuto 13), con el sempiterno Navarro al mando de las operaciones ofensivas, quizás demasiado al mando, puesto que la calidad del plantel del equipo catalán ofrece muchas más posibilidades. El Alta Gestión Fuenlabrada se ha caracterizado a lo largo de su historia por un indomable espíritu de lucha e irreverencia ante los grandes; esta mañana, cuando peor pintaban las cosas, volvió a aparecer. La mano casi salvadora del recién incorporado pívot georgiano Nikolov Tskitishvili, con tres triples seguidos, acercó al equipo dirigido por Luis Guill (30-38), y, a pesar de que el pívot australiano con pasaporte danés David Andersen empezase hoy a justificar el millonario sueldo que le paga su club, al descanso aún había partido (40-45).

El inició del tercer cuarto fue un calco del comienzo del segundo, pero al revés; Tskitishvili siguió martilleando al aro rival, seis de siete en triples, y un mate digno de concurso ejecutado por Saúl Blanco certificó un parcial de 9-1, para colocar al Fuenla en la senda de la victoria (49-46, minuto 23). El resucitado pívot argentino con pasaporte italiano Leo Mainoldi, con ocho puntos en este periodo, contribuyó decisivamente a la remontada. El Barcelona, eso sí, aguantó el pulso y salvó los muebles gracias, de nuevo, a Navarro, y así concluir el tercer periodo con algo más que opciones (69-67).

A partir de ahí, la oscuridad llegó al equipo naranja, 0-12 de parcial, con cinco puntos del base esloveno Jaka Lakovic y siete de Andersen, empinó demasiado la pendiente para los locales. No obstante, el orgullo de los fuenlabreños les hizo concebir mínimas esperanzas cuanto, a tres minutos del final, con espectacular mate del escolta estadounidense Brad Oleson de por medio, se colocó a sólo seis puntos de su adversario (73-79). En ese momento el Regal F. C. Barcelona tiró de experiencia y galones para evitar un cuerpo a cuerpo que les perjudicaba. Posesiones largas rematadas con canasta del Barça, falta de acierto en el Alta Gestión, fruto del cansancio y la ansiedad y el destino que marca Navarro, que jamás ha perdido un partido frente al Fuenlabrada, fueron suficientes para que se cumpliera el pronóstico.

Ante su incapacidad para capitanear a sus compañeros, los bases tuvieron que esforzarse en otras tareas. Llull se dedicó a la defensa de Rakocevic limitando de forma notable la producción ofensiva del serbio. Aun así, el conjunto vitoriano empezó a sumar más fácil y a encontrar más alternativas ofensivas, mientras que por el Real Madrid sólo se tenían noticias de Felipe Reyes.

Tras mucha pelea, Prigioni se hizo al final con el mando del partido. El Baskonia se disparó en el último tramo hasta los 16 puntos de ventaja, que por lo visto hasta entonces era todo un mundo. Hasta que Joan Plaza ordenó una zona y todas las alarmas se encendieron en Vitoria. Esta vez el TAU consiguió atacar un poco mejor pero falló varias canastas fáciles que hicieron soñar al Madrid con recortar la desventaja. No fue posible.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 2 de noviembre de 2008