Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ALMUERZO CON... MARTA BELENGUER

"Soy heterosexual a mi pesar"

Lo de quedar en el Viva la Vida tiene algo de premonitorio. Tras la generosa sección de bandejas ecológicas y macrobióticas, justo a la altura de unas tartas que invitan al pecado, asoma la sonrisa incontenible de Marta Belenguer. Ahora comprendemos mejor por qué Joaquín Reyes, el de Muchachada nui, piropea sin cesar esa preciosa cabellera rojiza, pero la actriz avisa de que su principal atractivo no está en los rizos. "Mi punto fuerte, igual que el de mi madre, es la energía. Tenemos poder de arrastre y somos gente con capacidad de olvidar lo malo, de ilusionarnos con el mundo. Me encanta vivir porque la vida nunca te castiga, sólo te prepara". Caramba, eso es arrancar con resolución.

Triunfa en televisión, en teatro y en la vida. Su embarazo subirá también al escenario

Influirá que Belenguer (Valencia, 1969) lleva ya unas cuantas temporadas de estrecha alianza con la fortuna. Pisó la alfombra roja de Hollywood como protagonista de 7:35 de la mañana, el cortometraje de Nacho Vigalondo; da vida a la atolondrada Nacha en Cámera Café ("le fascinan todas las últimas tendencias, pero no sabe ni mandar un fax"), y ahora triunfa en el teatro con Mentiras, incienso y mirra, comedia despepitada de Juan Luis Iborra. Y comercial. Ella, curtida en cintas de bajo presupuesto y mil aventuras del teatro experimental e independiente, se conjura para abonar de risotadas el patio de butacas. "¿Qué hay de malo? Nunca me gustó encasillarme. A mí también me encanta el histrionismo. Como todo tiene su parte positiva, prefiero avanzar con los ojos bien abiertos".

Llega con apetito, pero el trabajo se le acumula sobre la bandeja: Marta es de las que habla como una ametralladora, y así no hay quien le hinque el diente al seitán. Menos mal que a media tarde aplacará su frenético ritmo vital con unas buenas sesiones de yoga a 40 grados o de gyrotonic. Como su interlocutor es un pobre ignorante, aclara: "Es aún mejor que el pilates. Te lo estira todo, el cuerpo y las neuronas. Procuro evitar que me arrolle el estrés, pero no soy ni mística ni budista, ¿eh?". Y la sonrisa se le agranda por momentos.

El rollito oriental también palpita en su vestido, coqueto y en dos telas de la India, ideal para lucir estado de buena esperanza. En efecto, Marta espera su primer bebé para febrero y le ha rogado al ginecólogo que no le diga si será niña o niño. Nacha hará de embarazada en Camerá Café, para alborozo de los guionistas. Y en cuanto se recupere, de vuelta al plató y los escenarios. Qué difícil, a veces, eso de la conciliación. "Las mujeres tenemos que coger las riendas. Aún pesan esos dos mil años en que el hombre nos ha querido matar la autoestima".

Unax, su chico, ya asume que le esperan unas cuantas horas de guardia. Y las abuelas. Y los amigos de la pareja: numerosos, niñeros y... casi todos gays. "Yo soy heterosexual a mi pesar, espero que no se me enfaden ni mi madre ni mi novio", exclama esa Marta a la que le encanta provocar, salirse del guión. "Los homosexuales saben profundizar como nadie en el universo femenino. Y que me perdonen los heteros, pero mi personaje en Mentiras, incienso y mirra no sería ni la mitad de corrosivo si lo hubiera escrito uno de ellos...".

Llevó su tiempo, pero el seitán ha terminado cayendo. Aunque sólo sea por el bebé. Para cuando irrumpe el fotógrafo y Belenguer se acaricia la barriga, la sonrisa ya no le cabe en la cara.

Restaurante Viva la Vida. Madrid

- Ensalada de pasta, croquetas de polenta y avena, seitán y revuelto de puerros y jengibre, paté de verduras con salsa de fresas y paella campera: 705 gramos a 2,10 euros por cada 100 gramos: 14,81 euros.

- Tarta de manzana y brownie: 155 gramos, a 2,50 por cada 100: 3,88 euros.

- Zumo antioxidante y agua: 3,80 euros.

Total: 22,49 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 10 de octubre de 2008

Más información