Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ni una sola industria ha firmado el contrato lácteo seis meses después

Empresas y granjas mantienen los acuerdos verbales en un clima cada día más conflictivo

La Consellería de Medio Rural lo vendió como la solución al conflicto lácteo. La media docena de empresas que se adhirieron a finales de marzo al contrato homologado se comprometían -en un momento de graves enfrentamientos entre sindicatos e industrias con sabotajes de cisternas y amenazas de no recoger la producción por parte de las empresas- a pactar por escrito con una vigencia de seis meses las compraventas que ahora se cierran de manera verbal.

Las industrias han importado este año 375.000 toneladas de Francia y Portugal

MÁS INFORMACIÓN

Pero seis meses después de aquellas declaraciones de principios, en Galicia no se ha cerrado ni un solo acuerdo de compraventa por este método y el enfrentamiento entre ganaderos e industrias continúa agudizándose. Las distintas reuniones no han logrado poner de acuerdo a las partes sobre el procedimiento para establecer el precio de la leche. Mientras los ganaderos defienden que evolucione en función del coste de los bricks en las estanterías de los hipermercados, las industrias pretenden establecer como baremo el importe de la leche en Francia. sumados los costes de su transporte a España.

Y mientras empresarios como el propietario de Leite Río, Jesús Lence, que en abril prometía pagar un importe mínimo de 36,53 céntimos por litro y un 10% más el año próximo, amaga ahora con no comprar a las cooperativas y apela al mercado francés para reivindicar bajadas de precios generalizadas, al tiempo que recomienda a los granjas gallegas producir menos cantidad.

Y es precisamente de los tanques franceses de donde han llegado en cisternas los excedentes que permiten ahora a los empresarios del sector, sobre todo Leite Río y Lagasa (de capital francés) mantener esa posición de fuerza en las negociaciones.

Para evitar que se repitiese la realidad del pasado otoño cuando el incremento estacional de la demanda tras el verano hizo crecer exponencialmente el precio (casi diez céntimos) hasta 42 céntimos por litro, las industrias españolas han importado en todo el país 248.000 toneladas de leche líquida (a granel y envasada) y 127.000 más de Portugal. Hoy el litro lo pagan de forma retroactiva las industrias transformadoras a 37 céntimos, cinco menos que la media del mismo mes del año pasado.

Ese nuevo contexto ha causado sorpresa en la Consellería de Medio Rural que aguardaba un contexto de subidas de precios para que por fin las empresas aceptasen suscribir acuerdos a medio plazo. "Esta nueva situación hace difícil una resolución a medio plazo", admiten fuentes del departamento nacionalista.

Lo mismo opina el secretario general del sindicato Unións Agrarias, Roberto García, que considera inaceptable que un país excedentario como Francia fije las reglas de juego del mercado español que produce tres millones de toneladas de leche menos de la que consume. García asegura que los productores franceses están vendiendo sus excedentes a un precio que no cubre los costes de producción y alerta de que las grandes distribuidoras galas (fundalmentalmente Dia y Carrefour) ya han empezado a introducir en el mercado español leche empaquetada. "No puede ser que el 5% de la leche que se importa de Francia y Portugal fije el precio del 95% de la que se produce en Galicia", señala García.

El Sindicato Labrego Galego tampoco otorga mucho futuro al contrato homologado. La central nacionalista ha condicionado su apoyo a que esta fórmula incluya un precio mínimo, algo que prohíben los tribunales de competencia del Estado y de la Unión Europea. Todas las partes permanecían a última hora de ayer sentados a la mesa en Santiago para avanzar en la negociación.

Fuera de Galicia tampoco la propuesta del Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino de regular las relaciones comerciales entre las cooperativas y las industrias que sí ha aceptado la Federación Nacional de Industrias Lácteas ha logrado éxitos mayores. Seis meses después de ser presentado, sólo el Grupo Leche Pascual ha suscrito un acuerdo con una cooperativa de Valladolid que le suministra 15 toneladas de leche diarias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de octubre de 2008