Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
arqueología

Los Rollos del Mar Muerto entran en la era digital

Rayos infrarrojos permitirán leer en la Red los manuscritos con nuevos matices

La más moderna tecnología abraza los textos hebreos más antiguos. Los Rollos del Mar Muerto, que arrojan luz sobre la vida de judíos y cristianos en tiempos de Jesús y que contienen los documentos más vetustos que se conocen del Antiguo Testamento, estarán en un par de años a disposición de cualquiera en Internet, sea o no investigador.

Cuatro científicos presentaron ayer en Jerusalén el proyecto que permitirá fotografiar digitalmente los 900 rollos, compuestos por entre 15.000 y 20.000 fragmentos de muy diversos tamaños. Y, merced a la utilización de cámaras con rayos infrarrojos, podrán leerse palabras de los papiros que hasta la fecha no podía detectar el ojo humano. Es un trabajo extremadamente delicado. La conservación de los rollos, descubiertos casualmente en 1947 por un pastor beduino en Qumran, en el desierto de Judea, a la orilla del mar Muerto, exige cuidados exquisitos. Hasta hace sólo siete años, únicamente un puñado de investigadores tenía acceso a ellos, considerados uno de los tesoros arqueológicos de Israel. En 2001, se publicaron en su integridad. Ayer, una de las conservadoras, Elena Libman, mostró un fragmento original. Es una de las cuatro mujeres que puede manejarlos.

Gracias a las potentes cámaras digitales y a la utilización de la fotografía espectral, podrá conocerse el grado de humedad de los papiros, lo que favorecerá sobremanera su preservación. "Si descubrimos que los pergaminos están demasiado secos, será necesario modificar las condiciones de su mantenimiento", aseguró Greg Bearman, un científico que acaba de abandonar la NASA, la agencia espacial estadounidense.

Las nuevas técnicas permiten fotografiar sin emitir calor ni rayos ultravioletas, que podrían dañar los históricos papiros y pergaminos. Hasta la fecha sólo habían sido fotografiados en una ocasión en 1950. Y sólo unos pocos grandes fragmentos se exponen permanentemente en el Museo de Israel. Al menos otro rollo se conserva en un museo de Ammán (Jordania). Para los académicos, el programa de la Autoridad de Antigüedades de Israel, que custodia los rollos, tendrá otros beneficios. Las nuevas fotografías permiten discernir con nitidez letras de los pergaminos que eran antes imposibles de divisar. "Somos capaces de ver los rollos con un grado de detalle como no se han visto nunca", apuntó Simón Tanner, un experto del King's College de Londres. No obstante, las dificultades para la interpretación de los textos no desaparecerán. Resta una labor ingente para conocer el significado exacto de numerosos vocablos. El hecho de que se puedan ver nítidamente letras que antes eran invisibles aportará algo de luz. Pero la polémica continuará, como es habitual con cualquier hallazgo arqueológico en Israel. Porque incluso conociéndose el contenido completo de alguno de los rollos, los expertos a menudo discrepan radicalmente sobre su significado.

Pnina Shor, directora del Departamento de Conservación de la Autoridad de Antigüedades, explicó que una vez digitalizados los rollos y puestos a disposición en Internet, cualquier persona podrá ofrecer su interpretación de los textos situando los fragmentos como si se tratara de un gran rompecabezas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de agosto de 2008