Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LIGA DE CAMPEONES | Vuelta de la ronda previa

El rugido del 'Kun'

"¡Kun, Kun, Kun!", estallaron los 55.000 espectadores del estadio Calderón en el minuto 18. Había marcado Agüero, el chico de oro recién llegado de Pekín. "¡Kun, Kun, Kun!". El estruendo fue tan grande que parecía el rugido de un león. Maradona, en el palco, se levantó y se unió al coro. El Kun marcó de cabeza tal y como había cerrado la temporada pasada, tal y como estaba previsto.

Volvió el domingo de los Juegos y, todavía con la resaca, se unió a sus compañeros en San Rafael, donde Javier Aguirre decidió concentrarles. A la mañana siguiente ya se estaba entrenando. Nada de jet lag. El delantero argentino se había comprometido a disputar el partido de vuelta pasara lo que pasase. Por eso los directivos le dieron permiso para ir a China.

La consigna de Aguirre había sido clara: marcar en los primeros minutos. "Si canalizamos la ansiedad, que es lo que más nos perjudica, tendremos medio trabajo hecho", advirtió en la víspera. Quiso encomendarse a los veteranos en el centro del campo para evitar la presión del Schalke, que acostumbra a salir como un cohete. Cuando hablaba de veteranía, el técnico mexicano ya tenía en su cabeza a Maniche. Sí, ése con el que se peleó antes de Navidad y al que primero castigó no convocándole y luego obligándole a buscarse otro equipo. Tras seis meses de purgatorio en el Inter, el portugués volvió a casa. Nadie sabe si finalmente entrará en la lista para la Champions, pero Aguirre decidió ayer encomendarse a su experiencia prefiriéndole a Assunção. El público se lo agradeció con una ovación cuando fue sustituido.

Hechos los deberes, el Atlético espera hoy, casi 12 años después, el sorteo de la Liga de Campeones. Encasillado en el cuarto grupo, podría encontrarse en su camino con el Fenerbahçe de Luis Aragonés, que anoche también selló su pase a Europa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de agosto de 2008