La peor cara del 'rey' argentino

El rockero Charly García ingresa en una clínica psiquiátrica tras una pelea

La noticia abrió el lunes pasado los informativos de Argentina. A sus 57 años, Charly García había vuelto a hacer de las suyas. El cantante y músico argentino había sufrido una crisis nerviosa en un hotel de Mendoza, al oeste del país y, tras una pelea con un técnico de su equipo, destrozó la habitación del hotel donde se alojaba. "Soy Charly García. Tráiganme whisky y Rivotril", dijo antes de ser reducido por la policía y los servicios sanitarios. Ayer, a última hora, se confirmó que Charly había sido ingresado en una clínica psiquiátrica.

Además de sus 23 discos en solitario, pilares básicos que sustentan el rock argentino, Charly García tiene en su hoja de servicio todas las hazañas del buen (o mal, según se mire) rockero salvaje: hoteles destrozados, problemas con la policía -tiene prohibida la entrada a Uruguay-, espantadas de sus conciertos... Basta teclear Charly García Aconcagua en YouTube para ver una de sus feroces hazañas: en 2000, el músico se tiró a la piscina desde el noveno piso de un hotel. No sufrió ningún daño. "Sacadme una coca-cola", dijo tras aterrizar y mientras nadaba frente a la prensa previamente convocada. Charly tiene mucho talento para la música, pero también es un "profesional del escándalo", como él mismo reconoce. Hace unos meses, el genio argentino tenía el teléfono cortado por impago, la boca sin dientes -por una paliza que le dieron en un concierto en el barrio bonaerense de San Telmo- y el disco Kill Gil -"el mejor", según él- que lleva dos años sin publicar por pleitos con su discográfica, EMI.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 15 de junio de 2008.

Se adhiere a los criterios de