Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Violencia de género

Sí, hay hombres maltratados por sus esposas, hay conductores/as maltratados por otros/as conductores (que el tráfico pone de los nervios); hay ancianos/as maltratados por sus hijos e hijas, padres y madres maltratados por sus hijos/as adolescentes, hay vecinas que maltratan a sus vecinos y no digamos ya jefes que maltratan a sus empleados. Ésta es una sociedad violenta que no educa para resolver los conflictos pacíficamente. Y todas esas agresiones están castigadas por el Código Penal.

Y se podrá discutir si están bastante penadas o hay que aumentar las penas, pero ésa es otra discusión. Pero toda violencia, por terrible que sea, no es violencia de género. Violencia de género es aquella violencia sistémica del patriarcado que permite que los hombres se sientan legitimados para ejercerla contra las mujeres. Los hombres que agreden a las mujeres con las que tienen una relación tienen la convicción, una convicción basada en mecanismos materiales, pero también simbólicos, de que el sistema les legitima para hacerlo. Y, al mismo tiempo, ese mismo sistema les hace creer a ellas que son culpables de atraer sobre sí el castigo.

Es una violencia estructural reforzada por mecanismos difíciles de desmontar, que llevan siglos con nosotras/os y que están ahí para sostener la dominación de los hombres sobre las mujeres. Si una mujer no entiende la diferencia entre la violencia de género y cualquier otro tipo de violencia, desde luego no puede llamarse feminista porque no entiende lo básico. No entiende nada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 15 de junio de 2008