Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Citroën y los astilleros cierran por el cese de transportes de suministros

El 70% de las gasolineras gallegas, a punto de quedarse sin combustible

El paro empresarial en el sector del transporte de mercancías sacude a sectores estratégicos de la economía gallega: la planta de Citroën cierra hoy su producción y también el astillero Barreras, en una decisión que se extenderá irremediablemente a todo el naval por falta de componentes, según fuentes del sector. Además, el 70% de las gasolineras de la comunidad se quedarán hoy secas, sin combustibles que expender. Un millar de camiones de cadenas de distribución de alimentación tampoco pudieron circular ayer. A ello se suma la prácticamente nula actividad del sector pesquero, por su propio conflicto, del que es probable que se desmarque hoy la flota de bajura tras el acuerdo alcanzado ayer por el Gobierno con la Federación Nacional de Cofradías.

Unos 8.000 trabajadores de la factoría viguesa de PSA Peugeot Citroën recibieron ayer instrucciones para no acudir hoy al trabajo. Es la tercera vez que la factoría se ve obligada a cerrar en toda su historia. El paro en el transporte ha cortado por completo el flujo de suministros a la planta. Los piquetes fueron particularmente activos ayer en O Porriño, donde se asienta buena parte de las empresas auxiliares, que también podrían verse abocadas a cerrar o a trabajar bajo mínimos. Javier Martínez, secretario de la patronal del metal, tachaba la situación de "caótica" y confesaba un "sentimiento de impotencia" ante el efecto dominó que está suscitando el paro. "Somos respetuosos con sus motivos, pero también requerimos que se respete nuestro derecho a trabajar", dijo Martínez. En términos análogos se pronunció Antonio Vega, presidente del Cluster de Empresas de Automoción de Galicia, quien advirtió de que, si el bloqueo continúa, "muchas empresas en situación límite se verán obligadas a plantear medidas excepcionales de regulación temporal de empleo".

El presidente de la Agrupación Nacional de Estaciones de Servicio Libres (Aneli), José Luis Rivas, estimó que hoy "el 70% de las gasolineras pueden quedar desabastecidas" y se quejó de que la Compañía Logística de Hidrocarburos atiende principalmente a las gasolineras de Repsol y, en menor medida, de Cepsa. En los polígonos industriales de Arteixo, en los muelles de carga de las distintas sociedades de Inditex se acumulaban los camiones rotulados con la marca principal, Zara. En el grupo textil, sin embargo, no quisieron comentar las posibles incidencias de la huelga en la logística de distribución del grupo.

Los piquetes informativos de los transportistas volvieron a centrar su actividad en los polígonos industriales y el entorno de grandes empresas. Dos miembros de estos piquetes fueron detenidos en Verín y otros dos en el polígono coruñés de Sabón. También se llevó la protesta a puntos diversos de las carreteras, como en Guitiriz, donde un centenar de camiones permanecen estacionados en los arcenes de la A-6, en ambas direcciones, causando importantes retenciones de tráfico. Algo similar ocurrió ayer a la entrada de Vigo, por la circulación lenta de camiones en la A-55, cuyo otro extremo, en la frontera portuguesa, fue bloqueado por los armadores con una barricada de neumáticos ardiendo.

De este otro conflicto, el de la pesca, podrían desmarcarse hoy mismo los barcos de bajura por haber atendido el Gobierno sus reivindicaciones, pero el amarre de las otras flotas se consolida de acuerdo a lo planificado, según informó el gerente de la Cooperativa de Armadores de Vigo, José Ramón Fuertes, que acusó al Gobierno de desentenderse del sector. En Vigo se descargaron ayer un total de 36 toneladas de fresco. En Marín se espera a los últimos barcos del Gran Sol para su amarre, igual que en A Coruña. Casi todas las lonjas están cerradas y la escasez de fresco es manifiesta en los mercados.

Información elaborada por María Fernández, Primitivo Carbajo y Xosé Manuel Pereiro

Convoyes con escolta

Las fuerzas de seguridad escoltaron 192 convoyes de camiones entre ayer y anteayer, según la Delegación del Gobierno en Galicia, que resaltó que son ya 259 las operaciones de protección realizadas desde que se convocó el paro en el transporte. La mayor parte de los vehículos transportaban carburante. Un grupo de conductores aguardaba pacientemente ayer al mediodía en la entrada de las instalaciones que la Compañía Logística de Hidrocarburos (CLH) tiene enfrente de la refinería coruñesa, para incorporar sus vehículos a los convoyes que salían escoltados por patrullas de la Guardia Civil o de la Policía. "Llevo esperando más de dos horas", calculaba Fernando Cerviño, uno de los conductores más veteranos.

La protección policial se presta también a transportes para algunos centros de producción agropecuaria, para servicios de urgencia y para suministros básicos a la población. La Asociación de Mayoristas de Pescado de Mercados reclamó ayer escolta para garantizar el abastecimiento a los mercados centrales estatales, ya que según calculan, las existencias de pescado congelado almacenado en frigoríficos se consumirán en 24 horas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de junio de 2008

Más información