Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El polémico negocio del príncipe

Un empresario compra por encima de su valor la casa de Andrés

Andrés, el segundo hijo varón de la reina Isabel, ha vuelto a desatar la polémica a raíz de la venta de su mansión campestre a un magnate de Kazajistán por 19 millones de euros. El empresario Kenes Rakishev, yerno de un ex primer ministro de la república ex soviética, pagó casi cuatro millones por encima del precio de salida para adquirir la que fuera residencia de Andrés y Sarah Ferguson, hoy divorciados. El dato tiene especial relevancia porque en el momento de sellarse la operación, el pasado verano, no había otros interesados en comprar el fabuloso inmueble. El palacio de Buckingham ha intentado refutar las acusaciones de que Andrés -cuarto en la línea de sucesión al trono- explotó su condición de embajador del comercio británico para desprenderse de una casa que llevaba cinco años en el mercado.

Ayer, un portavoz subrayó que se trató de "una transacción normal", pero la prensa local sugiere que el príncipe se ha beneficiado de sus privilegiadas conexiones con el establishment de Kazajistán, un país que visita con frecuencia en calidad de patrono de la sociedad que promueve las relaciones bilaterales con el Reino Unido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de mayo de 2008