Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Congreso de LAB

Toda una vida profesional en la central

La foto final del congreso de LAB celebrado ayer en el BEC de Barakaldo supuso un giro total. En la tribuna, una nueva generación prometía continuidad y lucha. A su frente, la nueva secretaria general, Ainhoa Etxaide, una mujer que en noviembre cumplirá 36 años y que se ha pasado toda su vida profesional ligada al sindicato de la izquierda abertzale. Estudio Derecho en la Universidad del País Vasco en San Sebastián y de la facultad dio el saltó a las oficinas de LAB para ocuparse de juventud.

En el último mandato de Rafael Díez Usabiaga ya se preparaba la sucesión y, aunque Etxaide contaba con un perfil bajo, ocupaba la secretaria general adjunta. La nueva responsable de la central tiene todavía un componente de timidez, e incluso nervios, al hablar en público. Ayer empezó su discurso de cierre del congreso respirando fuerte y diciendo que era un "marrón".

Guipuzcoana de Hondarribia, mantiene firme la misma línea política de su predecesor: la apuesta por el marco vasco de relaciones laborales y un Estado vasco independiente y socialista. Ayer en el congreso no se produjeron cambios estratégicos en las reclamaciones de la izquierda abertzale. Está claro que la nueva dirección comulga de las mismas reivindicaciones que el conglomerado de Batasuna.

La nueva ejecutiva dejó un espacio de homenaje a los presos de ETA con fotos, palabras y muchos aplausos. Entre los invitados observaba atento la clausura del congreso el consejero de Empleo, Joseba Azkarraga.

"Falsa confrontación"

LAB dio la palabra a Miren Legorburu en nombre de la izquierda abertzale. Sus primeras palabras fueron para recordar al fallecido dirigente de Herri Batasuna Jon Idígoras, a quien atribuyó la frase: "Si HB no existiera habría que inventarla". Legorburu advirtió a los presentes sobre la "falsa confrontación entre PNV y PSOE para engordar sus bolsas electorales". Recordó las conversaciones de Loiola entre Batasuna, PNV y PSE , durante el fallido proceso de paz y dijo que quieren apropiarse de un momento "ilusionante". Más allá de "fraudes", Legorburu señaló, ante otros dirigentes de su formación, como Jone Goirizelaia o Tasio Erkizia, entre otros, que los límites que establecen son el derecho a decidir y la territorialidad.

Las críticas al lehendakari Ibarretxe por hablar de diálogo mientras se encarcela a la Mesa Nacional de Batasuna y a otros miembros de la izquierda abertzale siguieron a la declaración de que no es posible la solución sin su formación y mientras se homenajea a la policía y la Guardia Civil, en clara referencia al que se celebró en el Parlamento vasco tras el asesinato por ETA del agente Juan Manuel Piñuel.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de mayo de 2008