Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:PAUL PRESTON | Hispanista

"Soy un 'mala follá' liverpoolense"

Pregunta. La primera frase de su último libro es: "Cuesta juzgar a Franco". Empezamos bien.

Respuesta. El problema es que en Inglaterra, donde ejerzo mi profesión, Franco goza aún de buena prensa. Y a un Pinochet, responsable de una fracción mínima del número de muertos de Franco, se le considera un monstruo. Esto plantea un misterio que el libro intenta resolver.

P. ¿Y usted qué gracia le encuentra?

R. Franco no me hace gracia. Lo hago porque soy gran amante de España. Vine a fines de los sesenta y tuve un flechazo que se ha convertido en una especie de matrimonio estable. Y me indigna lo que sufrieron tantos españoles por culpa del dictador.

P. Dice que le recuerda al Mago de Oz. ¿Y Hitler a Pulgarcito?

R. No. A Franco le veo como una persona de una tremenda inseguridad, que ocultaba escondiéndose detrás de unas máscaras. Ésa es la historia del Mago de Oz: todos le tienen miedo y, al final, resulta ser un pequeñito inseguro dentro de un disfraz.

P. ¿Qué cree que le daría más pasmo de la España de hoy: que los políticos no vayan bajo palio, que se casen los gays o que Fraga sea demócrata?

R. Yo creo que con la imagen de Carme Chacón poniendo firmes a los militares sí que le habría dado un soponcio.

P. ¿Qué nos ve? ¿Por qué nosotros le interesamos tanto?

R. No lo sé. Es una pregunta que siempre me he hecho. Yo vine aquí y me encantó todo: el sentido del humor, el calor de la gente, la generosidad. Me he enamorado de los españoles. Hay hijos de puta, como en cualquier sitio. Pero, en general, la manera de ser de los españoles a mí me chifla.

P. ¿Por qué a los hispanistas les gustan tanto las tapas y las tabernas?

R. No hay nada comparable en Inglaterra. Aquí pides una caña, y te ponen una caña. En Inglaterra igual tienes que ponerte en cola quince minutos.

P. ¿Investigar sobre España incita a darle al frasco?

R. No, eso no. Posiblemente el más grande hispanista después de Brenan, John Elliot, es totalmente abstemio.

P. ¿Le gusta Zapatero?

R. No le conozco personalmente, pero sí, me cae muy bien.

P. ¿Cree que Esperanza Aguirre se parece a la señora Thatcher?

R. Es difícil decirlo, porque tampoco la conozco. La Mrs. Thatcher era una fuerza de la naturaleza.

P. Pues a Aguirre dele un tiempo.

R. No creo, porque, de haber tenido todas las cualidades, malas y buenas, de Mrs. Thatcher, ya se habría apoderado de su partido.

P. Igual estamos en ello.

R. No, ya.

P. ¿Cuántos telediarios le quedan a Rajoy?

R. Ni idea. Soy un guiri. Vivo lejos.

P. El Liverpool empató el martes con el Chelsea en la Champions. ¿Les mojan la oreja?

R. A mí me dio una alegría enorme, porque yo no soy del Liverpool, qué coño, soy del Everton, que es el equipo de los liverpoolenses de verdad.

P. ¿Y le parece más tragedia ese empate o que le interrumpan la siesta?

R. Hombre, es tragedia que no ganase el Chelsea.

P. ¿A Carlos de Inglaterra se le ha pasado el arroz?

R. La reina acaba de cumplir 82 años y está como una flor. Si no hay un traspaso pronto, va a ser muy difícil. Y aunque a mí Carlos es un personaje que me hace bastante gracia, no es muy popular. En cambio, sus dos hijos son superpopulares. Igual se salta una generación. No lo sé.

P. ¿Y en qué punto está la paella de Felipe de Borbón?

R. Depende de las circunstancias en las que se haga el traspaso de poderes. Yo tengo muy buen concepto del Príncipe. He hablado largamente con él un par de veces, y me parece muy inteligente, muy bien preparado. Pero tiene la desventaja de carecer de la justificación de la Monarquía que lleva su padre.

P. ¿Tiene usted tan mala baba como dicen?

R. Hombre, es que se habla aquí mucho del mala follá granaíno, pero no es nada en comparación con el mala follá liverpoolense. Yo lo soy. Y nosotros somos unos escorpiones.

P. ¿En qué cree?

R. En el trabajo, en mis hijos. Y tengo valores políticos, aunque no milito. Durante la transición aquí, a finales del franquismo... Es la única vez en mi vida que he militado algo en política. Pero yo soy de los que creo que contra Franco vivíamos mejor.

P. Le gusta todo tipo de música, salvo el rap. ¿Sería capaz de bailar el chiki chiki?

R. Yo nunca he sido buen bailarín, aunque en los años sesenta gané un premio de rock and roll. Y el chiki chiki... Yo creo que el chiki chiki es otra actividad. ¿Para el chiki chiki no hace falta tener pareja dispuesta? Porque si no, no me interesa. Pero tenga en cuenta que mi vocabulario es muy limitado. Insisto: soy un pobre guiri.

Perfil

Tiene 61 años, dos hijos y un castellano más castizo que la calle de Álcalá. Acaba de publicar el gran manipulador. La mentira cotidiana de franco. le gusta comer, beber -cita los caldos españoles como si fueran la guía de teléfonos-, cocinar y leer novela negra, "mi gran debilidad", de la que consume un centenar de títulos al año. Se dice "muy futbolero", deporte que practicaba de joven, cuando "sobresalía con los dardos" y era "un crack con el futbolín".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 27 de abril de 2008

Más información