Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

3.000 manifestantes piden en Pontevedra el traslado de Ence

El gobierno municipal encabezó la marcha contra la planta

Alrededor de 3.000 personas se manifestaron ayer en Pontevedra, convocados por la Asociación pola Defensa da Ría, para exigir el traslado del complejo industrial antes de 2018, fecha en que vence la concesión de la planta de celulosa que contamina la ciudad. La movilización de ayer se produce en "un momento de especial trascendencia" en este largo proceso de lucha, tal y como destacó Celso Bugallo en la lectura del manifiesto que puso punto final al recorrido.

Las consellerías de Economía e Industria negocian con la empresa un compromiso de traslado, "fuera de la provincia de Pontevedra", aunque aún no se han cerrado ni plazos, ni condiciones ni la ubicación de la futura nueva planta.

Tras las pancartas reivindicativas y al grito de "¡ENCE, fuera de nuestra ría!", el gobierno local prácticamente en pleno se dejó ver en la Ferreiría, encabezado por el alcalde Miguel Anxo Fernández Lores y la socialista Teresa Casal. El regidor advirtió de que si la Xunta de Galicia concede a la planta la autorización ambiental integrada, que le permitiría permanecer en su ubicación actual de Lourizán hasta 2018, "sería una traición". En este sentido, Bugallo recordó que ninguna de las fábricas, ni ENCE ni Elnosa, "cumplen los requisitos fijados por la ley" para la obtención de ese permiso, y apuntó la "evidente falta de voluntad política para dar solución" a este conflicto.

Por su parte, Casal aclaró que su presencia allí nada tenía que ver con una crítica al conselleiro de Medio Ambiente, de cuyo departamento depende esa autorización. Palabras que se producen después de que el coordinador provincial, Modesto Pose, apuntase que el partido no respalda manifestaciones contra conselleiros. La portavoz municipal señaló que su grupo es favorable a la promoción de usos "deportivos y marisqueros" que es "lo que quieren la gente de Pontevedra". Y lanzó un dardo a sus socios de gobierno al acusarles de "meter cizaña" ante el posicionamiento del PSOE gallego en este asunto.

La marcha, en la que se vieron muchas banderas nacionalistas y que contó con el apoyo manifiesto de más de 40 colectivos procedentes de toda Galicia, entre los que se encontraban cofradías, asociaciones vecinales, colectivos ecologistas, comunidades de montes e intelectuales como Dionisio Pereira, además de sindicatos y partidos políticos como PSOE y BNG. Precisamente de esta agrupación destacó la presencia de los diputados Bieito Lobería o Carmela Silva y el alcalde Luciano Sobral.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de abril de 2008