Cómo abrir un estadio en 48 horas

"¿Pero es que no hay otro estadio?", se preguntaban ayer, medio en broma, medio en serio, en los despachos del Vicente Calderón, donde esperan la presencia de unos 15.000 aficionados, la mayoría del Betis. "Organizar la final de la Copa nos da un prestigio. Como que nos hagan responsables del Betis-Barça, aunque apenas nos den día y medio para montar la infraestructura necesaria", reconocía un directivo. Un partido normal en el estadio del Manzanares emplea a seis jardineros, dos responsables de la iluminación, otros dos en el videomarcador, cuatro en la lavandería, seis en los controles de acceso al palco, 20 en las taquillas y 30 en los puestos de comida y bebida y en los tornos. Por no hablar de la seguridad, que moviliza al menos a 180 policías y a 70 empleados de seguridad privada. En los partidos de alto riesgo, los agentes son más de 700. "Aunque las aficiones del Betis y el Sevilla coincidan en Madrid este fin de semana, no esperamos problemas", asienten desde la Delegación del Gobierno.

A la espera de que el Betis "explique qué servicios quiere exactamente", el conjunto andaluz se gastará al menos 100.000 euros. Eso sin contar los 20.000 que le costaría viajar en el AVE y pernoctar en un hotel de cinco estrellas. "Vendrá poca gente y no querrán alquilar los palcos privados. Tenemos 100 azafatas, pero trabajarán unas 20. A no ser que el Betis prefiera la fila cero al palco de honor, claro". El Atlético percibirá el 20% de la recaudación, el 10% de la publicidad estática y el 1,5% de los derechos de televisión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 27 de marzo de 2008.

Lo más visto en...

Top 50