Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Árbitros y derrotas victoriosas

Cuando a principio de la temporada le avisaron de que tenía que atender a la prensa también en los partidos de la Champions, a Bernd Schuster le entraron escalofríos. Si de él dependiera, ese trámite quedaría eliminado de por vida. "Para él, es como sentarse delante de un batallón", sostienen en su entorno. Pero resulta que ha sido el propio técnico del Madrid quien ha cogido el fusil en sus apariciones públicas.

Primero fue en el Trofeo Carranza. Los blancos perdieron (0-1) frente al Betis y Schuster arremetió contra el árbitro Lizondo Cortés. "No entiendo por qué mandan a colegiados de Segunda a arbitrar al Madrid", espetó. Tres meses más tarde, cayeron ante el Sevilla (2-0) en la Liga y se escudó otra vez en la actuación arbitral. "¿De dónde es el árbitro?", preguntó irónicamente; "catalán, no hace falta decir nada más". La semana pasada, en Huelva, batió el récord de la rueda de prensa más corta: 34 segundos ante la indignación y las críticas de los reporteros locales. A la tercera pregunta sobre el árbitro -había validado un gol de Raúl en fuera de juego-, se levantó y se marchó. "¡Fuera, fuera! ¡Esto es una vergüenza, una falta de respeto!", le gritaron los periodistas.

Anteayer, tras caer eliminado contra el Roma (1-2), irrumpió en la sala de prensa diciendo: "Esto, para mí, no es una derrota". Cuando cayó ante el Mallorca en la Copa apuntó: "Nos vendrá bien".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de marzo de 2008