Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Socialistas y populares vigueses intercambian acusaciones de espionaje informático

El portavoz del gobierno local vigués y concejal de gestión municipal, el socialista Carlos Font, acusó al grupo municipal del Partido Popular de la utilización fraudulenta de las claves informáticas de algunos funcionarios para acceder a expedientes oficiales. Entre ellos, el del centro comercial de A Laxe, que dio origen a la filtración de que el complejo había abierto sus puertas sin licencia de apertura.

Font basó sus acusaciones en la existencia de un informe del jefe de los servicios informáticos municipales que revela hasta 267 usos no autorizados de la clave del administrador de aplicación de expedientes, cuyo acceso es exclusivo del mencionado servicio.

Según manifestó el edil, tales entradas se produjeron "desde un ordenador situado en las oficinas del grupo municipal del Partido Popular y, por lo que se ve, convierten un hecho singular en una práctica habitual que vulnera los derechos de privacidad y seguridad laboral de los funcionarios de este ayuntamiento". Font negó que los técnicos municipales hubiesen hecho las comprobaciones in situ, en las dependencias del grupo popular, como había criticado la oposición. "El rastro informático se comprueba desde el ordenador del jefe del servicio, no se adoptó ninguna medida de entrar en los despachos", puntualizó, y comparó la presunta actitud del PP con la "un hacker en esta sede institucional cuando, a estas alturas, deben saber que pueden pedir información sobre los expedientes".

La viceportavoz del grupo municipal de Partido Popular, Lucía Molares, contestó a las acusaciones alegando que el PP "tiene la misma disposición de la gestión de expedientes y registro que tenían los grupos de la oposición cuando gobernaba el PP". "La diferencia es que nosotros, cuando gobernábamos, no vigilábamos a la oposición, mientras que este gobierno de progreso, se dedica más al espionaje que a trabajar", agregó. Molares ratificó la entrada de "una persona" en el despacho para registrar varios ordenadores: "Lo podemos asegurar cualquiera de los que trabajamos aquí, no somos ciegos ni sordos. El PP tiene suficiente credibilidad para que le crean, cosa que no tiene el gobierno".

En declaraciones a Europa Press, el teniente de alcalde, el nacionalista Santiago Domínguez Olveira, confirmó que el BNG presentará una moción urgente en el pleno ordinario del próximo lunes, con el fin de "aclarar" el supuesto uso fraudulento de claves informáticas para acceder a expedientes municipales. Domínguez denunció que "está en juego la confidencialidad" de datos personales de ciudadanos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de febrero de 2008