Malos tiempos para la replicante de 'Blade Runner'

Hace 25 años Sean Young fue esa joven enigmática y silenciosa que protagonizó Blade Runner, papel que lanzó su carrera. Ahora ocupa las páginas de la prensa de Hollywood tras el enfrentamiento verbal que mantuvo con el realizador Julian Schnabel en la entrega de los premios del Sindicato de Directores. Un incidente que la ha llevado a un programa de desintoxicación para alcohólicos desde el pasado martes. "Young lleva luchando muchos años contra esta enfermedad", dijo escuetamente un comunicado de sus portavoces en el que indican que su ingreso fue "voluntario".

El escenario fue el hotel Hyatt Regency, el pasado sábado, en la gala en la que Schnabel defendía su candidatura como mejor realizador por La escafandra y la mariposa. Como suele ser habitual en este artista neoyorquino afincado en España, se tomó su tiempo cuando le tocó decir unas palabras, mesándose los cabellos y detrás de sus habituales gafas de sol amarillas. De pronto, Young le instó a que comenzara a hablar y Schnabel le respondió con que se tomara otra copa. El director hizo amago de marcharse y el público lo evitó, mientras Young fue expulsada de la sala.

Éste no es el primer incidente de este tipo que protagoniza la actriz de 48 años con una carrera limitada al mundo de la televisión, más conocida por intentar colarse en la fiesta de los Oscar que organiza Vanity Fair.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0030, 30 de enero de 2008.