"En el PP caben todos los reformistas y galleguistas"

Feijóo se desmarca del fichaje de Moncho Rodríguez Ares en Sada

"Renovar, integrar y sumar". Con esos tres infinitivos resumió ayer el presidente del PP gallego, Alberto Núñez Feijóo, los principios de sus listas al Congreso y al Senado. Después de posar en la foto de familia junto a sus candidatos, el líder del PP recurrió a otro verbo distinto, cicatrizar, para responder a las insistentes preguntas de los periodistas sobre la reintegración en el PP de los partidos escindidos que dirigen Nava Castro en Ponteareas y Ramón Fernández Ares en Sada. "Celebro que la ruptura del PP en Ponteareas esté cicatrizada", dijo Feijóo para saludar el retorno de los integrantes de Unión Condado Paradanta a su partido. "Todos los que sean reformistas y galleguistas tienen cabida en el PP", sentenció el dirigente popular para referirse a la formación fundada por José Castro, ex alcalde franquista inhabilitado en el Supremo por un delito continuado de prevaricación.

Para Ramón Rodríguez Ares no hubo bienvenida de Feijóo, quien negó estar al tanto de las negociaciones entre el ex alcalde de Sada y el PP en la localidad coruñesa, pese a que el propio Ares había anunciado el lunes anterior su regreso al PP, partido en el que militó desde Alianza Popular. El presidente del PP sí confirmó que, de fructificar las conversaciones, el polémico regidor tendrá las puertas de su partido abiertas. "De proponerse, meditaré la decisión", dijo recordando que su partido recibirá con "absoluta normalidad y alegría" la integración de escindidos del PP.

De hecho, los presidentes provinciales siguen dialogando con otros partidos independientes de concejales y alcaldes que en su día abandonaron el PP. Desde Pontevedra, Rafael Louzán, que ayer compareció acompañado de Nava Castro y del secretario general del partido, Alfonso Rueda, admitió que "es la voluntad del partido" continuar rescatando a formaciones surgidas de escisiones del PP, informa Lara Varela. La próxima incorporación podría ser la de una lista de independientes en O Porriño.

Todo, con el objetivo de llevar por primera vez en la democracia a un gallego a La Moncloa, "al que no habrá que recordarle donde está Triacastela o Sober". El argumento lo repitió ayer Feijóo en la presentación de candidatos, donde volvió a arremeter contra el Gobierno gallego por su decisión de continuar con las inauguraciones hasta los últimos 15 días de campaña. El presidente del PP gallego se mostró seguro de que Touriño utilizará "al máximo los presupuestos de la Xunta para hacer campaña electoral".

En la misma comparecencia descalificó la intención del BNG de presentarse como la única fuerza útil para Galicia y recordó que apostando por ese partido "la comunidad va a tener la peor representación de su historia". Feijóo alabó la presencia de mujeres y la renovación de sus candidaturas (de un 66% en las listas al Congreso y al Senado).

Precisamente ayer, dos de los diputados excluidos por el PP de las candidaturas para el 9 de marzo, Julio Padilla y Carlos Mantilla, aseguraron que fue el propio presidente nacional y candidato del partido, Mariano Rajoy, el que frenó una mayor renovación. En declaraciones a Europa Press, ambos aseguraron que Rajoy salvó el pasado viernes "de la criba" a políticos como Arsenio Fernández de Mesa, ex delegado del Gobierno en Galicia durante el mamandato de Aznar, y a María Jesús Sainz que finalmente concurrirán en las listas y que no contaban para Feijóo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS