Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La precampaña para las elecciones generales

Las minorías nacionalistas de Mallorca se alían contra socialistas y PP

Las minorías nacionalistas de Mallorca han aliñado una ensalada electoral, o una macedonia con ideologías distintas. Cuatro grupos diversos han pactado una candidatura unitaria para el 9-M para intentar abrir brecha entre el PP y el PSOE y obtener la que llaman "una voz propia en Madrid, por primera vez en la historia". En Baleares se eligen ocho diputados que en 2004 fueron para los dos grandes partidos nacionales.

En las puntas del abanico multicolor se sitúan el partido liberal Unió Mallorquina (UM) y el independentista Esquerra Republicana de Catalunya. UM ha sido sostén del PP y ahora apoya las alianzas que han dado tres presidencias del PSOE: Palma, Mallorca y Baleares. En Cataluña buscó la sintonía con CIU pero ahora se abraza a su adversario, ERC.

El eje de la lista plural será el Partit Socialista de Mallorca (PSM), de diverso espectro, que coloca de número uno a Pere Sampol, senador autonómico. El cuarto componente de la alianza es Entesa, un clan de escindidos del PSM. En el camino de las negociaciones se ha quedado Izquierda Unida (IU).

Repudio de IU

Los nacionalistas identitarios rechazaron la integración de IU "por ser de obediencia o disciplina estatal", a pesar de estar aliada con los neocomunistas en todos los gobiernos insulares. El frente no disimula un sesgo anticomunista. Gaspar Llamazares echará en falta los 40.000 que sumó gracias a la aportación de la anterior coalición de 2004.

El nuevo líder de UM, Miquel Nadal, no quiere sentarse junto al neocomunista de IU y socio en el Ayuntamiento de Palma, Eberhard Grosske. A su vez, la coalición IU es alérgica a coincidir con UM. En cada elección, todos los colectivos ahora unidos han cambiado de aliados. En los comicios europeos se necesitaba casi una quiniela para acertar en la apuesta.

El cabeza de lista de la macedonia nacionalista Pere Sampol cree que las islas "son un pueblo con las libertades coartadas" y "derechos no reconocidos" y que se "vive una emergencia nacional". UM considera a los baleares "subrepresentados" y que los dos partidos mayoritarios votan a las órdenes de sus jefes de filas. Los nacionalistas de Mallorca quieren mirarse en el espejo de los otros isleños de Coalición Canaria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de enero de 2008