Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:

Grimau frustra al equipo revelación

El Barça remonta en la ACB un partido que tuvo encarrilado el Iurbentia

Un golpe de riñones cuando estaba contra las cuerdas y el oficio de Grimau y Marconato para darle la vuelta a la tortilla propiciaron el triunfo del Axa Barcelona. Durante muchos minutos tuvo el partido en sus manos la sensación de la ACB, el Iurbentia Bilbao. Del resultado no se obtiene la sensación que deparó el juego desplegado por ambos equipos. El del Barça es desconcertante. Tan pronto invita al apaga y vámonos como se recompone y se zampa al rival más pintado. En la primera opción malvivió durante un largo tramo del partido.

Ivanovic tiró de un quinteto atípico en el que incluyó a Sánchez, Ilyasova y Vázquez y en el que no dejó sitio a Lakovic. No surtió efecto su intento de controlar el ritmo de juego y plantar cara en el rebote a Weis y Banic con la ayuda de un tres con el imponente físico de Ilyasova y de dos pívots-pívots como Vázquez y Kasun. Salir en el quinteto inicial en un equipo de Ivanovic puede ser contraproducente. El desbarajuste del primer periodo lo pagaron caro Ilyasova y Vázquez, a los que sentó rápido y con los que apenas volvió a contar.

AXA BARCELONA 73 - IURBENTIA BILBAO 66

Axa Barcelona: Sánchez (3), Basile (12), Ilyasova (0), Fran Vázquez (2), Kasun (4) -quinteto inicial-; Trias (11), Marconato (12), Lakovic (11), Moncasi (0), Acker (4) y Grimau (14).

Iurbentia Bilbao: Huertas (23), Recker (8), Lewis (6), Banic (10), Weis (8) -quinteto inicial-, Savovic (2), Salgado (7), Paco Vázquez (0), Rancik (2) y Pasalic (0).

Árbitros: Martín Bertrán, Murgui.

Palau Blaugrana: 5.176 espectadores.

El Iurbentia dominó porque Marcelinho Huertas ofreció una lección magistral en la dirección y, sobre todo, en el ritmo de juego y porque combinó a las mil maravillas con Weis y Banic. Salgado lo oxigenó a la perfección y el Iurbentia reforzó la fiera imagen con la que se había encaramado al pico de la clasificación y puso 13 puntos de por medio (23-36). La fulminante reacción del Barça en el último minuto del primer periodo, con un parcial de 12-5, le devolvió al partido y sirvió de primer y último aviso al cuadro bilbaíno. Resistió todavía unos minutos (empate a 54) pero Grimau revolucionó el ritmo del partido, Marconato se hizo el amo en la zona, el Barça se arremangó en defensa y se acabó lo que se daba.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 7 de enero de 2008