Portillo dimite como presidente de Colonial tras su derrumbe en Bolsa

El desplome llega después de la posible salida de dos fondos de inversión

El presidente y principal accionista de Inmobiliaria Colonial, Luis Portillo, presentó ayer su dimisión al consejo de administración de la sociedad, que ayer cedió un 25,4%, para cerrar a 1,88 euros, su mínimo histórico. En sólo dos jornadas la inmobiliaria ha visto cómo se volatilizaba más de un tercio de su valor bursátil, el 37,7%.

La compañía registra la caída más importante del Ibex en 2007
El mayor accionista vendió la semana pasada títulos por 34,5 millones

En un comunicado enviado anoche a la Comisión Nacional del Mercado de Valores, la empresa explica que su consejo se volverá a reunir próximamente para reorganizar su composición. Se reducirá el número de consejeros y se potenciará el papel de los independientes en relación con los dominicales, además de nombrar a un presidente independiente no ejecutivo. En tanto no se produzca ese nombramiento, el puesto de presidente lo ocupará el consejero delegado, Mariano Miguel.

El hecho relevante enviado al regulador bursátil trata de desligar la pésima evolución en Bolsa de la compañía (es la cotizada del Ibex que más valor perdió en 2007, un 62%) de la deuda acumulada. Sostienen que no supone más del 66,8% de sus activos (que valora en 12.903 millones de euros) y que ni la evolución del negocio ni la situación patrimonial de Colonial justifica el batacazo.

Por el contrario, el consejo de la inmobiliaria, que fue convocado con carácter urgente y estuvo reunido hasta última hora de la tarde, entiende que "han influido las posiciones vendedoras de las contrapartes de determinados instrumentos financieros de cobertura suscritos por accionistas de Colonial".

Fuentes del mercado señalan que en los últimos dos días dos accionistas de la sociedad, el Banco Santander y Credite Agricole Cheuvreux vendieron unos 12 millones de títulos de la sociedad.

También Portillo, primer accionista de la inmobiliaria vapuleada en Bolsa movió entre los pasados días 17 y 20 de diciembre títulos de Colonial por un importe de 34,5 millones de euros , informa Europa Press.

Tras estas operaciones, la participación del sevillano Luis Portillo llega hasta el 40,64% frente al 40,99% anterior, según consta en los registros de la CNMV. En los mismos figura también que el hasta ahora presidente de Colonial tiene una parte de sus acciones de forma indirecta precisamente a través del Santander (equivalente al 1,37% del capital) y dos sociedades de Credite Agricole Cheuvreux (en total el 0,79%).

Portillo cerró las operaciones de compra y venta de títulos entre 2,95 y 3,11 euros por acción, precios muy superiores a los 1,88 euros a los que ayer cerró.Además de Portillo, los principales accionistas son la inmobiliaria Nozar, con un 16,3% del capital y Alicia Koplowitz (8,9%).

El desplome de Colonial tiene una doble lectura. Por una parte, los comentarios sobre las ventas y el aumento de la oferta de títulos tiró los precios. Pero el problema de fondo reside en las dudas sobre las posibilidades de hacer frente a la deuda con la que financió la absorción de las inmobiliarias Inmocaral y Riofisa y la compra del 15% de FCC.

Para costear estas operaciones, Colonial logró un crédito de 7.100 millones de euros, lo que ha disparado la deuda financiera del grupo hasta superar los 9.300 millones.

Todas las inmobiliarias cotizadas han experimentado importantes retrocesos en Bolsa en 2007. Astroc, que ha caído un 78,6%, y Urbas, un 78,6%, son las dos con mayores pérdidas.

Después vienen las constructoras como las otras grandes castigadas del Ibex. Tras Colonial, la que más ha retrocedido en 2007, el segundo puesto por la cola lo obtiene Sacyr-Vallehermoso, que ha perdido más del 40%. Ferrovial y FCC ocupan el cuarto y quinto lugar respectivamente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0028, 28 de diciembre de 2007.

Lo más visto en...

Top 50